29 de septiembre de 2020
9 de agosto de 2020

'Apagón' en los bares de Cañadío para pedir al Gobierno que "dé marcha atrás" en la hora de cierre impuesta

Esta madrugada han arrancado en esta zona las protestas del sector de ocio nocturno por la medida y se prevén extender por toda Cantabria

'Apagón' en los bares de Cañadío para pedir al Gobierno que "dé marcha atrás" en la hora de cierre impuesta
Cañadío a oscuras en protesta por el horario de cierre impuesto - JOAQUÍN GÓMEZ SASTRE / JOAQUÍN GÓMEZ SASTRE

SANTANDER, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los bares de la Plaza de Cañadío, epicentro del ocio nocturno de Santander, se han 'apagado' esta madrugada durante unos minutos y han cesado su actividad para pedir al Gobierno de Cantabria que "dé marcha atras" a la hora de cierre que les ha impuesto (a las 2.00 de la madrugada), una medida que, a juicio del sector, es "inútil" para evitar contagios de coronavirus.

Así al menos se ha calificado en el manifiesto que a la una de la madrugada se ha leído en varios establecimientos de la zona, en el que el sector ha hecho un llamamiento a sus clientes para que apoyen su reivindicación y que el Gobierno permita "volver al horario de cierre que les permite mantener abiertos sus negocios" y "viva" a la ciudad.

Con este gesto, promovido por la Asociación de Empresas de Ocio Nocturno, que agrupa a más de un centenar de empresarios de este sector en Cantabria, estos locales han emprendido protestas por esta medida de la Consejería de Sanidad publicada en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) el pasado 24 de julio y que entró en vigor al día siguiente como una de sus medidas para tratar de evitar contagios y rebrotes de coronavirus.

El ocio nocturno no solo se considera que la medida no servirá para el fin que pretende sino que ha advertido que puede conseguir que se pierdan "miles" de puestos de trabajo en un sector que, según ha señalado en el manifiesto, sostiene el empleo "de más de 7.000 personas en Cantabria" (2.200 empleos directos y 5.000 empleos, según precisó en una nota de prensa remitida hace unos días) y supone el 1,6% del PIB regional.

Además, en el texto leído, el sector se ha declarado "plenamente comprometido con la seguridad de todas las personas que cruzan las puertas de sus establecimientos, sean trabajadores, proveedores o público".

De hecho, ha indicado que los negocios del ocio nocturno han invertido "más de un millón de euros" en implantar medidas, equipos y contratar al personal necesario para que sus negocios sean seguros. "Estamos haciendo mucho más de lo que la ley nos exige para cuidaros y cuidarnos", han asegurado en el manifiesto que se ha leído ante los clientes.

A ellos, a los clientes, los responsables de los locales les han dado las gracias por "continuar confiando en los establecimientos de ocio nocturno de Cantabria y por ayudarles a cumplir con todas las recomendaciones sanitarias".

El texto se ha leído a la una de la madrugada, cuando los locales participantes en la iniciativa, han cesado durante unos minutos la actividad. Diez minutos antes habían apagado sus luces exteriores.

El portavoz de la Asociación de Empresas de Ocio Nocturno de Cantabria, Ángel Suárez, ha explicado a Europa Press que el de esta noche ha sido un "acto simbólico" de protesta --no se pretendían hacer concentraciones ni otro tipo de protestas más masivas tal y como está la situación del COVID-19-- a las que se tiene intención de dar continuidad, no solo en Santander sino en toda Cantabria.

"Nos gustaría que el Gobierno reaccionara por voluntad propia y escuchara todo lo que les hemos propuesto", ha explicado Suárez, en declaraciones a Europa Press, en las que ha recordado que este sábado se ha conocido que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha echado para atrás la misma medida y ha suspendido el cierre obligatorio de bares a la 1.00 horas que se había decretado en esa comunidad.

Esta semana la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC) ha anunciado que había recurrido ante la Justicia la resolución de la Consejería de Sanidad.