16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 28 de octubre de 2014

    La Audiencia juzga mañana a un hombre acusado de intentar violar a una amiga de su mujer

    La víctima consiguió escapar al pedir al agresor, de origen marroquí, que trajera el Corán para jurar sobre él que no iba a gritar más

    SANTANDER, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial celebra este miércoles el juicio contra un hombre acusado de intentar violar a una amiga de su mujer, a la que golpeó y amenazó de muerte con un cuchillo. La Fiscalía pide una condena de siete años de cárcel.

    Según consta en el escrito de acusación del Ministerio Público, la víctima consiguió escapar de su agresor, de nacionalidad marroquí, al pedirle que trajera un Corán sobre el que jurar que no iba a gritar más, tal y como él le exigió.

    Los hechos, que serán enjuiciados en la Sección Tercera de la Audiencia, ocurrieron hace un año, el 17 de octubre de 2013, en el domicilio del acusado, D.M., en Santander.

    Según el escrito de la Fiscalía, recogido por Europa Press, el hombre, mayor de edad y sin antecedentes penales, sobre las cinco de la tarde recogió con su vehículo a la víctima, amiga de su mujer y conocida de él, para ir a casa de otra amiga en el Alisal, como ya habían hecho en ocasiones anteriores.

    El acusado le dijo que en el trayecto iba a parar en su casa, porque tenía que darle una cosa. Una vez en el domicilio, y movido por una "evidente intención de satisfacción sexual", le ofreció un plátano, que la mujer rechazó.

    Entonces, él la lanzó del sofá al suelo, se abalanzó sobre ella, la golpeó en la cabeza, la cara y otras partes del cuerpo, y la rompió la camiseta y la blusa. También la amenazó con un cuchillo pequeño de cortar fruta, diciéndola: "Te voy a violar y si no te callas, después te voy a matar", ya que la víctima gritaba pidiendo auxilio.

    En ese momento, la mujer le dijo que le juraba que se callaría si no la pegaba más. Así, él dejó de pegarla y la exigió que lo jurara por el Corán, cogiendo una hoja de la pared para que hiciera el juramento.

    Pero ella le engañó y le pidió que fuera a por el Corán para jurarlo sobre él. Así, cuando el hombre fue al dormitorio a buscarlo, ella aprovechó para salir corriendo de la casa. Y aunque él la alcanzó en las escaleras, como ella gritaba pidiendo socorro, la soltó.

    La mujer consiguió refugiarse en un portal próximo, donde fue socorrida por una ciudadana que avisó a la Policía Nacional. Ante las heridas y sangre y el estado de alteración y miedo que presentaba la víctima, los agentes llamaron a una ambulancia para evacuarla. Después recuperaron de casa del acusado el bolso y chaqueta de la agredida, y le incautaron también el cuchillo y la hoja manuscrita en árabe.

    La víctima sufrió, entre otras lesiones, varios golpes y hematomas en la cara, en la zona de los ojos, nariz y mandíbula, y presentaba también dificultad para abrir la boca y masticar, además de una contractura cervical, y diversos golpes en el tórax, brazo derecho y pierna izquierda.

    Para su curación precisó, además de la primera asistencia facultativa, 76 días más, en los que estuvo de baja laboral. Posteriormente, desarrolló síndrome de estrés postraumático y precisó tratamiento farmacológico y psicológico, aunque no se prevé secuelas físicas posteriores.

    SIETE AÑOS DE CÁRCEL Y 4.280 EUROS DE INDEMNIZACIÓN

    El fiscal entiende que los hechos constituyen un delito de lesiones y otro de intento de agresión sexual, por los que pide respectivamente uno y seis años de cárcel, es decir, un total de siete. Además, solicita que se prohíba al acusado acercarse a la víctima durante nueve años, a una distancia inferior a 300 metros, así como comunicarse con ella por cualquier medio.

    También pide una indemnización de 2.280 euros para la mujer por las lesiones físicas sufridas, y de 2.000 euros por los daños morales y secuelas psicológicas.

    Por su parte, la acusación particular, que tiene en cuenta la agravante de la confianza del agresor con la víctima, eleva la solicitud de cárcel a 12 años y tres meses, y pide una indemnización de 6.426 euros, 4.426 euros por los daños físicos y 2.000 por los morales.

    Para leer más