20 de mayo de 2019
9 de octubre de 2010

El Ayuntamiento actualiza el censo de animales de compañía y abre el proceso de licencias de perros peligrosos

Ambas medidas están recogidas en la nueva Ordenanza sobre Tenencia y Protección de Animales

El Ayuntamiento actualiza el censo de animales de compañía y abre el proceso de licencias de perros peligrosos
EP/AYTO CAMARGO.

CAMARGO, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Camargo ha puesto en marcha la actualización del censo municipal de animales de compañía y ha abierto el procedimiento para la obtención de la licencia de perros clasificados como potencialmente peligrosos, de acuerdo a lo previsto en la nueva Ordenanza sobre Tenencia y Protección de Animales. En ambos casos el modelo de solicitud se puede descargar de la página web municipal, www.aytocamargo.es.

Con motivo de la actualización del censo de animales de compañía, el Ayuntamiento ha dictado un Bando en el que informa a los poseedores de perros y otros animales domésticos que deben censarlos en un plazo máximo de tres meses a partir de la fecha de su nacimiento, o de un mes desde su adquisición, en el Ayuntamiento donde residan habitualmente, y que el animal deberá llevar de forma permanente su identificación fiscal, tal y como establece la Ley de Protección de los Animales de Cantabria.

Para la inscripción en el censo municipal de animales de compañía, el propietario tiene que presentar fotocopia de su DNI, fotografía de cuerpo entero del animal, póliza del seguro de responsabilidad civil por daños a terceros y, si lo tiene, certificado sanitario de esterilización del animal.

La licencia de animales potencialmente peligrosos también se ha de solicitar en el plazo máximo de tres meses desde su nacimiento o de un mes desde su adquisición. Junto con la instancia de solicitud es preciso presentar certificado de aptitudes psicológicas y físicas del propietario; certificado de penales o autorización para solicitarlo; fotocopia del DNI; factura o justificante de la compra del animal; certificado de sanidad animal expedido por autoridad competente, que acredite la situación sanitaria del animal, así como la instalación del microchip identificativo en los términos homologados por la Comunidad Autónoma; y certificado de esterilización del animal si lo tiene.

La obtención de la licencia de tenencia de animales potencialmente peligrosos conlleva el pago de una tasa de 30 euros por la concesión de la misma, y 10 euros por la renovación anual, que incluye la entrega de la placa identificativa. El Pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad el pasado mes de mayo esta tasa que está en vigor desde agosto.

El concejal de Servicios Públicos, Jesús Torre, ha explicado que estas medidas son fruto del desarrollo de la nueva Ordenanza Municipal que regula la Tenencia y Protección de Animales, que se basa en tres principios: la defensa y protección de los animales, la seguridad y salud pública de los ciudadanos y la defensa del medio ambiente.

NORMAS Y SENTIDO COMÚN

El edil afirmó que, en su mayoría, los propietarios cumplen las normas que exige la tenencia de animales de compañía y el sentido común, aunque lamentablemente todavía es necesaria una mayor concienciación para que algunos dueños de perros recojan los excrementos que éstos dejan en la vía pública. Torre recordó que la Ordenanza municipal contempla esta mala práctica como una infracción leve y como tal, puede ser motivo de sanción con multas por importe de hasta 100 euros.

La Ordenanza incluye una extensa y exhaustiva regulación que se extiende no sólo a los animales de compañía, sino también a los animales salvajes y la fauna silvestre y exótica. El texto, que consta de 12 títulos, presta especial atención a todos los aspectos relacionados con la presencia de animales en vías y lugares públicos, la identificación y censado de los animales de compañía y la licencia y registro de animales potencialmente peligrosos, entre otros temas.

Además de aspectos sanitarios, la Ordenanza regula la celebración de concursos y exhibiciones o la tenencia de animales silvestres y exóticos, y prohíbe alimentar a los animales en la vía pública, llevarlos sueltos o tenerlos en terrazas, así como su estancia en horario nocturno en parcelas de viviendas unifamiliares cuando probadamente suponga molestias a los vecinos.

La ordenanza incluye un apartado de infracciones que podrán ser leves, graves o muy graves, y que llevan aparejadas sanciones de hasta 100 euros, 1.000 euros y 3.000 euros, respectivamente. Si no recoger los excrementos de los perros es motivo de infracción leve; conductas como el abandono de animales o falsificar los datos de identificación están tipificadas como infracción grave; y el maltrato constituye una infracción muy grave junto a otras conductas como la celebración de espectáculos no autorizados que supongan que los animales resulten dañados o sufran trato indigno.