21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • Viernes, 19 de Abril
  • 8 de julio de 2014

    Bibliotecas "señeras" participan en la ruta literaria 'Legados' de Cantabria

    Las primeras rutas se realizarán el 18 de julio y el 8 y el 22 de agosto

    Bibliotecas "señeras" participan en la ruta literaria 'Legados' de Cantabria
    EUROPA PRESS

    SANTANDER, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Biblioteca de Menéndez Pelayo, la Fundación Barcenillas y la Casona de Tudanca abren sus puertas para acoger una ruta literaria por los 'Legados' de Cantabria, en la que un grupo reducido de 15 personas podrán conocer uno de los patrimonios bibliográficos más importantes de España.

    Así, el Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Santander y la Fundación Barcenillas se unen en esta iniciativa que pretende poner en valor no sólo el patrimonio bibliográfico regional, sino también el arquitectónico de estos tres edificios "señeros".

    Para ello, se han organizado estas rutas literarias, cuyas primeras citas están programas para el 18 de julio y el 8 y el 22 de agosto, según ha explicado este martes en rueda de prensa la organizadora de esta iniciativa, Begoña Trueba.

    En la rueda de prensa, también han intervenido el director general de Cultura, Joaquín Solanas; el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Santander, César Torrellas; y la directora de la Fundación Barcenillas, Paz Delgado.

    Solanas ha destacado que esta ruta literaria titulada 'Legados' permitirá conocer las bibliotecas "señeras" de Cantabria y conocer sus fondos bibliográficos, que conforman un patrimonio de "los más importantes de España" y al que habitualmente sólo tienen acceso especialistas e investigadores.

    Por su parte, Torrellas ha considerado que esta "importante" iniciativa permitirá conocer "uno de los grandes patrimonios" de Cantabria, el bibliográfico, que es el "menos conocido" y que se suma a otros como el natural, el arquitectónico o el cultural.

    También ha considera que estas tres bibliotecas en su conjunto acogen "uno de los patrimonios bibliográficos más importantes que hay en España".

    RUTA LITERARIA 'LEGADOS'

    La ruta de 'Legados' comenzará en Santander, con la visita y la proyección de un vídeo explicativo de la Biblioteca de Menéndez Pelayo. Después, los asistentes partirán en autobús hacia Ruente, donde se ubica la Fundación Barcenillas y en la que verán los "inmensos y muy interesantes fondos" bibliográficos reunidos bajo la temática de Iberoamérica.

    Posteriormente, y también en autobús, los participantes viajarán a La Casona de Tudanca pero, antes de conocer este importante patrimonio regional en el que se recogen fondos especializados en literatura y tauromaquia, pasarán lugares significativos como la casas de Concha Espina o de Josefina Aldecoa, ambas en Mazuerras.

    La ruta completa será de 10.00 a 18.00 horas, tendrá un coste de 15 euros por personas, precio en que estarán incluidos los desplazamientos y la comida. Los interesados se pueden inscribir en el correo electrónico artycoeduca@gmail.com.

    BIBLIOTECA MENÉNDEZ PELAYO

    La Biblioteca Menéndez Pelayo fue formada por Marcelino Menéndez Pelayo (Santander, 1856-1912) a lo largo de su vida y es el mayor legado cultural de Cantabria. Su fondo bibliográfico está compuesto por 1.032 manuscritos, papeles y correspondencia de 17 legados de diferentes autores, y 41.500 títulos de impresos entre los que se encuentran 22 incunables del siglo XV, 1.124 del siglo XVI y 1.225 del siglo XVIII.

    Los siguientes siglos están representados en 38.099 títulos, además de abundantes publicaciones periódicas. A partir de 1912, es fondo cerrado. Es una de las más importantes bibliotecas españolas de humanidades. Pertenece al grupo de "especializadas y de investigación" con gran valor patrimonial.

    Al fallecimiento del insigne polígrafo en 1912, el Ayuntamiento de Santander acoge el generoso legado, de edificio y colección de libros, dispuesto en el testamento por Menéndez Pelayo.

    El edificio, si bien se construyó en 1884, fue restaurado en 1918 por el arquitecto castreño Leonardo Rucabado en un estilo historicista de influencia barroca y herreriana. La estatura de mármol de Carraca que preside el jardín de entrada es obra de Mariano Benlliure.

    FUNDACIÓN BARCENILLAS

    La biblioteca de la Fundación Barcenillas se crea a partir de los legados bibliográficos reunidos con una temática común, Iberoamérica, especialmente en los temas literarios, históricos y humanísticos. El principal legado es el de su presidente y fundador, el editor Francisco Pérez González, fruto de su espíritu coleccionista y bibliófilo, es el fondo vivo de la biblioteca.

    Le sigue en importancia el de la biblioteca del ensayista colombiano Rafael Gutiérrez Girardot, catedrático de la Universidad de Bonn, de éste se destacan los libros de literatura y lingüística o crítica literaria.

    Cierra la colección los libros dedicados a Iberoamérica pertenecientes a la biblioteca de Pedro Laín Entralgo, reconocido médico y escritor español, donados por su familia. La biblioteca alberga además atlas, libros de geografía y de viajes, así como ejemplares de valor por su antigüedad o rareza de edición.

    CASONA DE TUDANCA

    La relación de José María de Cossío con autores de las generaciones del 98, del 14, del 27 y siguientes le permitió reunir una colección de manuscritos literarios autógrafos originales de los siglos XIX y XX, fotografías y epistolario de singular valor, que completó con más de 18.00 volúmenes impresos.

    Conforman una de las bibliotecas especializadas más interesantes sobre literatura y tauromaquia de nuestro país. Su colección particular se convirtió en patrimonio público gracias a su cesión de La Casona y sus contenidos a la Diputación de Santander en 1975.

    En la casona de Tudanca se escribió y estudió literatura, aquí José María de Pereda se inspiró para la ambientación de 'Peñas Arriba' y en ella, hoy en día, se mantiene vivo ese espíritu pues sus fondos pueden ser estudiados por los investigadores. La Casona de Tudanca, erigida en el siglo XVIII por sus antepasados, conserva el ambiente típico de un hogar hidalgo montañés.