28 de noviembre de 2020
3 de julio de 2018

Borrell y Valls defienden ser "catalán, español y europeo" frente al independentismo

Borrell y Valls defienden ser "catalán, español y europeo" frente al independentismo
UIMP

También consideran que la inmigración es "el mayor problema" que tiene Europa

SANTANDER, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, y el exprimer ministro de Francia Manuel Valls, han coincidido este viernes en un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander en la defensa de ser "catalán, español y europeo" en oposición al discurso del independentismo catalán que, no obstante, también han coincidido al decir que no es antieuropeísta.

Así, Borrell ha explicado que hay que reconocer "el derecho" de los independentistas a sentirse como tales, pero ha pedido que reconozcan por su parte "que hay otros catalanes que tienen otro sentimiento, otro paquete identitario".

En este sentido, ha incidido en que "las identidades no crecen en los árboles", sino que son una "construcción social" que "se hace, me la hacen, a través del relato". Y ha lamentado que en España "nosotros hemos sido nuestro propio enemigo" y eso "no es una muy buena base" para cimentar un sentimiento identitario.

Por su parte, Valls --que no ha querido desvelar todavía si se presentará como candidato a la alcaldía de Barcelona por Ciudadanos, pero ha dicho sentirse "muy animado" para hacer política-- considera que "se puede ser catalán, o de Santander, español y europeo" y ha alertado de que, aunque el independentismo catalán no es antieuropeo, puede conducir a "encerrar" a Cataluña y a España "en una lógica de destrucción".

Además de recordar que nació en Barcelona, que es hijo de catalán, que habla catalán en casa y que "ama España", ha defendido que la cuestión catalana es "uno de los temas más importantes" que tiene actualmente Europa, que es un "una federación de Estados-nación", de países que "hicieron la guerra durante siglos y han apostado por la paz, la unidad" y un proyecto de "democracia, Estado del bienestar, cultura y convivencia".

Mientras, Borrell ha parafraseado el título de la novela 'El coronel no tiene quien le escriba', de Gabriel García Márquez, para afirmar que "España no tiene quien le escriba" porque "le falta un relato, le falta una historia", al tiempo que ha remarcado que en la actualidad "las guerras se ganan con el relato" de tal forma que, en su opinión, los gobiernos españoles "no han sido capaces" de elaborar un relato.

También ha asegurado que "está muy claro" que la Unión Europa ha reconocido que la Constitución Española de 1978 proclama "la indivisibilidad" del Estado, lo que "no es un hecho raro, no es una Constitución extraña", sino que coincide en este punto con otras "que también lo dicen", y ha citado a países como Alemania, Francia o Italia.

Además, ha hecho hincapié en que "ningún gobierno europeo" ha caído en la idea de reconocer la República catalana debido a que se parte del "respeto" al sistema constitucional de cada país, en los Tratados europeos y en el ordenamiento jurídico de cada Estado miembro. "Esto es así, siempre ha sido así, lo hemos repetido mil veces. El independentismo no lo ha querido nunca aceptar", ha manifestado Borrell.

ASISTIR A LA REUNIÓN SÁNCHEZ-TORRA "CON PLENA NORMALIDAD"

Igualmente, como ha dicho previamente al diálogo en declaraciones a la prensa, Borrell cree que hay que asistir "con plena normalidad" a la reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president de la Generalitat, Quim Torra, prevista para el próximo lunes 9 de julio. De hecho, opina que el gobierno ha llegado "sin hipotecas ni letras por pagar".

"No debe nada a nadie porque no ha prometido nada a nadie", ha defendido, para añadir que el Ejecutivo de Pedro Sánchez está teniendo una actitud "absolutamente respetuosa y tranquila" para propiciar un ambiente "que facilite" el diálogo "sin cortapisas". En su opinión, "no tendría ningún sentido" decirle a Torra "de qué no puede hablar".

Es más, aunque ha asegurado que "no sabe" qué resultado va a salir de esta reunión, "por lo menos" se sabrá cuáles son las posiciones de cada uno, "cuál es el perímetro" que define la cuestión para llegar a posibles soluciones. Esto supone, a su juicio, "el primer paso" para una salida basada en el diálogo "dentro del marco constitucional".

LA ARQUITECTURA MENTAL EUROPEA Y LOS FLUJOS MIGRATORIOS

En cuanto a la actualidad europea, Borrell y Valls han coincidido en afirmar que el "mayor problema" que tiene Europa a día de hoy es la inmigración porque, según el ministro, la arquitectura mental europea "no está preparada" para recibir un flujo "importante" de migrantes a pesar de las migraciones que han protagonizado, tal y como ha recordado, los españoles, los irlandeses o los italianos.

Así, Borrell ha explicado que la cuestión migratoria "puede disolver la unión" porque puede "romper" lo que une a los Estados europeos porque no se trata solo de una cuestión de recursos económicos, sino de "algo muy importante" basado en "problemas identitarios, culturales, muy profundos".

En cuanto a la demografía, los dos políticos han ofrecido datos que reflejan que en torno al año 2050 África tendrá una población de más 2.000 millones de habitantes, con "especial atención" al Sahel, frente a los aproximadamente 500 millones que habrá en Europa. En este aspecto, el ministro ha lamentado que los europeos están reaccionado a la inmigración "en orden disperso y divididos", con países de Europa del Este que "discriminan" a los inmigrantes por razones de religión.

Finalmente, Valls ha defendido que la respuesta a la cuestión migratoria debe ser "una respuesta europea" pese a que "la gente tiene miedo" sobre su forma de vivir, y ha abogado por que Europa tiene que representar una defensa de los valores "de la libertad y de la igualdad" y se ha mostrado en favor de la defensa de la democracia sin tocar fronteras "porque si tocas las fronteras, es guerra".