22 de octubre de 2019
19 de septiembre de 2009

Cantabria conmemora hoy el 80 aniversario del aterrizaje en la región del 'Pájaro Amarillo'

SANTANDER, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Ejecutivo cántabro, Miguel Ángel Revilla, presidirá hoy la conmemoración del 80 aniversario del aterrizaje en la playa de Oyambre del 'Pájaro Amarillo'. El acto comenzará precisamente en ese mismo escenario, a partir de las 12.00 horas.

Se trata de un acto organizado por la Asociación de Veteranos del Ejército del Aire y los Ayuntamientos de Comillas, San Vicente de la Barquera y Valdáliga, que pretende rememorar el aterrizaje forzoso del avión francés 'Oisean Canari' en Cantabria, procedente de Estados Unidos.

Acompañando a Revilla, estarán también presentes los alcaldes de estos tres municipios, María Teresa Noceda, Julián Vélez y Lorenzo González, respectivamente; representantes de la Embajada francesa en España y el presidente de la Asociación de Veterano del Ejército del Aire, Ramón Martín Lorch. El militar Manuel Sánchez de Movellán, Marqués de Movellán, será el encargado de relatar la historia.

Tras la intervención de las autoridades, el presidente descubrirá un monumento conmemorativo y posteriormente presenciará el descenso de paracaidistas, portando las banderas de España y Francia, que serán izadas en tierra al son de los correspondientes himnos nacionales. La ceremonia concluirá con un homenaje a los caídos.

El 'Pájaro Amarillo' fue el primer avión trasatlántico que tocó tierra española en vuelo directo, procedente del Estado de Maine (EEUU) y tripulado por Sollant, Lefevre y Lotti. La aeronave aterrizó en el arenal cántabro el 14 de junio de 1929, tras 29 horas de vuelo sobre el Atlántico para dirigirse, en principio, a Francia.

Sin embargo, a la altura de San Vicente de la Barquera, un motor comenzó a tener problemas y la playa de Oyambre se presentó como la única alternativa posible para aterrizar, así que allí tomó tierra la aeronave, que llegó con sus tres tripulantes, más un cuarto pasajero que viajó a bordo como polizón.

Según reflejan las crónicas de la época, el viaje tuvo momentos de gran peligro y, cerca de las Azores, los pilotos tuvieron que luchar contra la tempestad, que les hizo perder mucho tiempo. Al observar que el combustible que tenían no era suficiente para llegar a Francia, cambiaron el rumbo para acercarse a la costa más próxima.