20 de noviembre de 2019
  • Martes, 19 de Noviembre
  • 17 de octubre de 2019

    Cantabria desarrolla un proyecto sobre salud física y mental de penados

    El proyecto 'Honest', que detecta la hepatitis C y posibles trastornos mentales, ha evaluado desde junio a casi 300 penados

    Cantabria desarrolla un proyecto sobre salud física y mental de penados
    Proyecto HonestEUROPA PRESS

    SANTANDER, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Instituciones Penitenciarias (IIPP), el Servicio de Digestivo del Hospital Valdecilla y el Instituto de Investigación Valdecilla (IDIVAL) han puesto en marcha el pasado mes de junio el proyecto de investigación 'Honest', para detectar problemas de salud mental y física en personas condenadas a penas alternativas a prisión, mediante el que han evaluado a casi 300 penados desde junio.

    Este programa es la ampliación del denominado 'Puente extendido', que se puso en marcha en Cantabria en 2017 de forma pionera para que personas con trastorno mental puedan cumplir su pena alternativa a prisión a través de la participación en programas de salud individualizados y que ha tratado desde entonces a otros 683 penados.

    Sus objetivos son detectar de forma temprana trastornos mentales en personas judicializadas, mejorando su salud y recuperación en la comunidad, y al mismo tiempo evitar el quebrantamiento de las condenas alternativas, que podrían derivar en el ingreso en prisión.

    Gracias a 'Honest', que se ha llevado a cabo entre los asistentes al Centro de Inserción Social José Hierro de Santander (dependiente de la prisión de El Dueso) se ha detectado que el virus de la Hepatitis C tiene una prevalencia diez veces superior en las personas que acuden al Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas que en el conjunto de la población.

    Concretamente, se ha detectado la enfermedad en un 4% de los casi 300 penados que han participado de forma voluntaria en el proyecto, mientas que la cifra en la sociedad en general se encuentra en el 0,22%.

    Los resultados del proyecto 'Honest' han sido presentados este jueves en rueda de prensa por los impulsores de estos programas, los doctores Javier Crespo, jefe del Servicio de Digestivo de Valdecilla, y Miguel Mateo, de Instituciones Penitenciarias, junto con el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez.

    'Honest' se enmarca en la Estrategia de Eliminación de la Hepatitis C, a la que, tal y como ha dicho el consejero, Cantabria ha destinado más de 17 millones de euros en los últimos cuatro años y que pretende eliminar la enfermedad para 2021, "mucho antes" de lo marcado por la OMS, que ha fijado el plazo en 2030.

    Por su parte, los doctores han explicado que obtienen el diagnóstico de hepatitis C a través de una extracción de sangre en el dedo y, mientras se obtiene el resultado (en unos 10 minutos), se realiza al paciente un cribado de salud mental para detectar posibles trastornos, proceso que dura menos de una hora.

    También han destacado que el número de personas con Hepatitis C en las prisiones es "mucho más elevado" que en el resto de la población, y que por esa razón apostaron por este proyecto destinado a los que se encuentran cumpliendo una pena alternativa a la prisión en lugar de a los presos.

    En este sentido, han recordado que anteriormente impulsaron la eliminación de la Hepatitis en el Dueso, que se convirtió el "la primera prisión del mundo" en eliminar y controlar "totalmente" la enfermedad, de manera que antes había en torno a un 10% de afectados y ahora "siempre menos del 1%".

    TRASTORNOS MENTALES

    En cuanto a los trastornos mentales, también han apuntado que tienen "mucha más prevalencia" entre los penados que entre la sociedad en general. En concreto, han detallado que en torno al 50% de los tratados sufría trastornos por consumo de sustancias, y un 8% trastornos mentales.

    A la rueda de prensa también han asistido el delegado del Gobierno en Cantabria, Eduardo Echevarría; la subdirectora del CIS José Hierro, Laura Pérez; y el director de El Dueso, Francisco Javier Bedoya.

    Este último ha señalado que hasta el 30 de septiembre de este año ha habido un total de 972 sentencias alternativas a la entrada en prisión, la mayoría de realización de trabajos en beneficio de la comunidad, y que con ellas se evita la "desocialización" del infractor al no apartarle de la sociedad.