22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 23 de marzo de 2014

    Cantabria registra un "acusado" descenso de la incidencia de la tuberculosis en los últimos años

    Este lunes se celebra el Día Mundial de esta enfermedad, que en 2013 tuvo un ligero repunte en Cantabria, debido a su variante no respiratoria

    Cantabria registra un "acusado" descenso de la incidencia de la tuberculosis en los últimos años
    FLICKER/ PULMONARY PATHOLOGY

    SANTANDER, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Cantabria ha registrado un "acusado" descenso en los últimos años de la incidencia de la tuberculosis, enfermedad de la que este lunes, 23 de marzo, se conmemora el Día Mundial.

    Así, en 2005, la tasa de incidencia era de 30,41 por 100.000 habitantes y en 2013 ha sido de 12,67, lo que suponen 75 casos, por debajo de la tasa media de incidencia en España durante 2012 (13,10).

    Son datos facilitados por la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno regional, departamento que está elaborando un Manual de Abordaje de la Tuberculosis en Atención Primaria, con la intención de facilitar a los profesionales del primer nivel asistencial el manejo de esta enfermedad desde sus consultas, así como las derivaciones a los servicios hospitalarios y las medidas a llevar a cabo ante sospechas de tuberculosis que detecten entre sus pacientes.

    Igualmente se determinará un protocolo de actuación ante casos que aparezcan en la comunidad, para desarrollar las medidas necesarias con la mayor urgencia posible en caso de aparición de un brote en una colectividad.

    LIGERO REPUNTE EN 2013

    En 2013, Cantabria registró un ligero repunte de 1,73 puntos respecto a la tasa de 2012, año que destacó por alcanzar la tasa más baja de la serie histórica (10,94), con 65 casos. Este aumento se debió a la variante de tuberculosis no respiratoria, que pasó de los 20 casos en 2012 a 31.

    Del total de los casos registrados en Cantabria durante el pasado año, un 64%, es decir, 48 de ellos, precisaron ingreso hospitalario. La mayor parte de los casos se concentran entre los 15 y los 54 años (46) y sólo 4 de ellos se han producido en personas menores de 15 años.

    Del total de personas con esta enfermedad durante el pasado año, 16 eran procedentes de otros países, sobre todo, del continente americano (10). Durante 2013, no se registró ningún brote colectivo, como centros escolares, socio-sanitarios, laborales, etc.

    ACUSADO DESCENSO

    El principal factor de riesgo sigue siendo el haber tenido contacto con un paciente diagnosticado de tuberculosis, por eso es especialmente importante conseguir un diagnóstico rápido y un correcto tratamiento y seguimiento del caso hasta su curación.

    Sobre estos aspectos ha incidido en los últimos años el Programa de Vigilancia y Control de la Tuberculosis en Cantabria, principal responsable del acusado descenso de esta enfermedad en la región, ya que interviene realizando un seguimiento individualizado de cada caso y sus contactos, coordinando las actuaciones junto con Atención Primaria y Especializada del SCS, y actuando ante situaciones especiales en grupos de alto riesgo de exclusión social.

    Así, Cantabria ha pasado de una tasa de incidencia de 30,41 casos por 100.000 habitantes en 2005, con 171 casos (140 de tuberculosis respiratoria), a 12,67 en 2013 (75 casos). En 2012, la comunidad autónoma alcanzó la décimo tercera posición del país en cuando a número de casos.

    DÍA MUNDIAL DE LA TUBERCULOSIS

    Este lunes, 24 de marzo, se conmemora el Día Mundial de la Tuberculosis, una enfermedad que en España afectó, durante 2012, a 6.046 personas y que, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud afecta anualmente a más de 9 millones de personas provocando la muerte de más de 5.000 personas al día.

    Bajo el lema 'Diagnóstico y tratamiento para todos', la OMS llama a redoblar esfuerzos en la prevención y el control de la tuberculosis, en especial en los colectivos más vulnerables que viven en las grandes ciudades.

    Se considera que uno de los principales factores que favorece la alta incidencia de la tuberculosis en el mundo es la pobreza y las desigualdades socio-económicas.

    Los países con una menor renta per capita coinciden con aquellos donde el número de enfermos de tuberculosis es más elevado. A ello se suma la concurrencia de elevadas prevalencias de infección por VIH y la ausencia de programas eficientes de control de la tuberculosis y otras enfermedades.