27 de febrero de 2020
28 de enero de 2020

Cantabria registra un déficit presupuestario de 87 millones hasta noviembre

Cantabria registra un déficit presupuestario de 87 millones hasta noviembre
Sede del Gobierno de Cantabria - EUROPA PRESS - ARCHIVO

SANTANDER, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cantabria registró hasta noviembre de 2019 un déficit presupuestario de 87 millones, un 0,61 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), según los datos de ejecución presupuestaria publicados este martes por el Ministerio de Hacienda.

El déficit de Cantabria al finalizar el undécimo mes contrasta con el superávit de 22 millones que se registró en noviembre de 2018, que suponía el 0,16 por ciento del PIB.

De esta forma, Cantabria fue una de las once comunidades autónomas que registraron déficit, frente a cinco --Canarias, País Vasco, Navarra, La Rioja y Asturias-- con superávit y una, la Comunidad de Madrid, en equilibrio.

En clave nacional, el déficit del conjunto de las Administraciones Públicas, excluidas las corporaciones locales, se sitúo en noviembre en 20.741 millones de euros, que equivale al 1,66% del PIB.

Este resultado responde, según ha explicado en un comunicado el Ministerio de Hacienda, a un crecimiento de los recursos no financieros del 3,9%, respecto al mismo periodo del año anterior, motivado fundamentalmente por los mayores ingresos impositivos un 2,2% y de las cotizaciones sociales un 7,2%.

Frente a ello, los empleos crecieron un 4,5%, con un avance de las prestaciones sociales del 6,5% y de la remuneración de asalariados un 5,4%.

Los intereses devengados hasta noviembre ascendieron a 24.931 millones de euros, un 5,6% inferior al mismo periodo del año anterior. Descontado su efecto, se obtiene un superávit primario de 4.185 millones de euros.

Por subsectores, Hacienda ha destacado la reducción del déficit en la Administración central y los Fondos de la Seguridad Social, además de la mejora de las CC.AA. respecto a los datos de octubre debido al primer tramo de la actualización de las entregas a cuenta recibido en noviembre.

ADMINISTRACIÓN CENTRAL

En cuanto al déficit de la Administración central (excluida la ayuda financiera) en noviembre se situó en 11.989 millones, que equivale al 0,96% del PIB, 0,04 puntos de PIB inferiores al registrado en noviembre de 2018.

Si se incluye la ayuda a instituciones financieras el déficit de la Administración central (Estado y organismos autónomos de la Administración central) se mantuvo hasta noviembre en el 0,96% del PIB.

El déficit del Estado, se situó en el 0,87% del PIB, con una reducción interanual del 7,1%, debido a que los ingresos hasta noviembre crecen un 2,6%, incremento superior al de los gastos, que aumentaron en el mismo periodo un 2% interanual.

Este mes registró el 50% de la actualización de las entregas a cuenta para 2019 de las comunidades autónomas y entidades locales previsto en el Real Decreto-ley 13/2019, de 11 de octubre.

El superávit primario, excluidos los intereses devengados, ascendió hasta noviembre a 11.793 millones.

Por su parte, los organismos de la Administración central registraron hasta noviembre un déficit de 1.114 millones, (1.109 excluida la ayuda) el 0,09% del PIB. En esta evolución, Hacienda ha destacado el incremento del 6,8% de los ingresos por transferencias recibidas del Estado.

Por el lado de los gastos, destaca especialmente el incremento del 55,3% de las transferencias a otras Administraciones Públicas, debido a los ingresos efectuados por la Dirección General de Tráfico en el Estado, por 421 millones más.

COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Por su parte, las comunidades autónomas registraron hasta noviembre un déficit de 3.125 millones, que supone un 0,25% del PIB.

Hacienda ha subrayado que el déficit de este subsector ha mejorado respecto al acumulado del mes de octubre en un 30,6%, debido a la actualización en noviembre de las entregas a cuenta de 2019, mes en el que percibieron un 50% de la misma mientras que 50% restante computará en el mes de diciembre.

Hasta noviembre, los ingresos se incrementaron un 2,5%, aunque, como ha indicado Hacienda, se trata de una comparativa todavía no homogénea y que se irá suavizando en diciembre, como resultado del Real Decreto-Ley 13/2019, por el que se regula la actualización extraordinaria de las entregas a cuenta para 2019.

Por su parte, el gasto no financiero aumentó un 5,2%, destacando la remuneración de asalariados, que subió un 5,8%, los consumos intermedios, que crecieron un 3,5%, y las transferencias sociales en especie, que se elevaron un 4%, principalmente por el aumento del gasto en conciertos sanitarios y en conciertos educativos, entre otros.

A finales de noviembre seis comunidades autónomas registraron superávit o equilibrio presupuestario, frente a las cuatro que lograron superávit en octubre.

FONDOS DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Por otra parte, los Fondos de la Seguridad Social registraron hasta noviembre un déficit de 5.627 millones y desciende hasta el 0,45% del PIB. Esto es 0,11 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

El Ministerio ha explicado que los recursos se incrementaron un 7,5%, destacando el fuerte aumento de las cotizaciones, que crecieron un 7,8% en el conjunto del subsector, 9.890 millones de euros más.

También se registraron mayores transferencias recibidas del Estado, un 6,1% superiores a las del año anterior.

Por su parte, los empleos aumentaron un 6,4%, debido a la evolución de las prestaciones sociales, que crecieron un 6,3% hasta los 148.872 millones.

El Sistema de Seguridad Social registró un déficit de 7.221 millones (0,58% del PIB), inferior en un 15,3%, y en 1.304 millones al del mismo periodo de 2018.

Los ingresos por cotizaciones sociales se elevaron un 7,8%, mientras que las prestaciones sociales aumentaron un 6,1%.

En esta evolución ha influido, según Hacienda, el incremento, respecto a 2018, del número de afiliados, en un 2,3% y de las bases máximas de cotización.

En lo que respecta al gasto, destaca el aumento de la pensión media en un 3,7%, debido fundamentalmente a la revalorización en 2019 de las pensiones mínimas y no contributivas en un 3%, y del 1,6% para el resto de pensiones contributivas.

El Servicio Público de Empleo Estatal presenta a finales de noviembre un superávit de 1.459 millones (0,12% del PIB).

Los ingresos por cotizaciones aumentaron un 7,9% debido a la mejora del empleo y a los incrementos salariales, especialmente del SMI.

Los gastos por prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales en especie crecieron un 7,5%, destacando en esta evolución el mayor gasto en prestaciones por desempleo.

El FOGASA registró un superávit de 135 millones de euros pese a que los ingresos cayeron un 8,3% por la ausencia de transferencias recibidas del Estado. Los gastos descendieron un 8,8% por las menores prestaciones sociales distintas de las transferencias en especie.