17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 18 de julio de 2009

    La compañía de ballet de Corella inicia el martes el ciclo de danza de Cultura en el Concha Espina

    SANTANDER, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La compañía de ballet dirigida por el coróegrafo y bailarían Ángel Corella iniciará el próximo martes, día 21, el ciclo de danza en el teatro Concha Espina de Torrelavega, dentro de la programación de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria.

    La función será a las 21:00 horas, y en ella se interpretará un repertorio de coreografías clásicas y neoclásicas, como "Bruch Violín Concerto Nº1", "Don Quijote Grand Pas de Deux", "Clear", "We got it good" o "In the uper room".

    Ángel Corella comenzó su formación en danza clásica a los diez años de la mano de Víctor Ullate. En mayo de 1991, ganó el Primer Premio en el Concurso de Ballet Nacional de España, pasando a formar parte de la Compañía de Ballet de Víctor Ullate. En abril de 1995, se incorpora al American Ballet Theatre como Solista, y obtiene la categoría de Bailarín Principal un año más tarde.

    Ha sido estrella invitada del Royal Ballet de Londres, del Ballet de Australia, de la Scala de Milán, del Ballet de Chile, del Ballet de Hungría, del Ballet de Georgia, del Ballet de Finlandia, del Ballet de Puerto Rico, del Asami Maki Ballet de Tokio, del Bolshoi Ballet, del New York City Ballet y del Kirov Ballet de San Petersburgo, donde colabora de forma habitual en sus temporadas de Ballet.

    A lo largo de su trayectoria profesional ha representado todos los roles principales del repertorio clásico y neo-clásico, como Basilio en Don Quijote; Alí y Conrad en El Corsario; Solor en La Bayadère; Príncipe Deseado en La Bella Durmiente y Romeo en Romeo y Julieta, entre otros.

    Coreógrafos de la talla de John Neumeier, Twyla Tharp, Mark Morris, Christopher Wheeldon o David Parson, entre otros, han creado trabajos especialmente para él. El 4 de noviembre de 2002 le fue concedido el Premio Nacional de Danza en la modalidad de "Interpretación", en reconocimiento a la excepcionalidad de su danza y como representante de toda una generación de artistas españoles que han destacado en compañías internacionales.

    En 2001 creó la Fundación que lleva su nombre con el propósito de fomentar el arte de la danza clásica, facilitando los medios a bailarines que, por circunstancias sociales, económicas o de otra índole, no puedan llevar a buen término su formación.

    Tras siete años de trabajo, uno de los grandes proyectos de la Fundación, el Corella Ballet, vio la luz y empezó su actividad el primero de abril de 2008, en la localidad segoviana de la Granja, donde la Fundación y la futura Escuela-Residencia de Danza tendrán su sede.

    La Fundación Ángel Corella ha iniciado un ambicioso proyecto de índole educativo, artístico y cultural, articulado en dos pilares fundamentales: la construcción de una Residencia-Escuela de Danza y la creación del Corella Ballet como compañía estable; ambas formaciones tendrán su sede en el Palacio de Santa Cecilia, en el Real sitio de la Granja de San Ildefonso, en Segovia.