15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • Viernes, 13 de Septiembre
  • 6 de agosto de 2009

    La crisis obliga a la ONCE a buscar nuevas estrategias, tras caer un 3,4 las ventas en Cantabria en 2008

    La organización creó 147 nuevos puestos de trabajo en la Comunidad, y acogió a 34 nuevos afiliados

    SANTANDER, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Las ventas de la ONCE y su Fundación durante 2008 en Cantabria cayeron un 3,45 por ciento con respecto al año anterior, con unas ventas de 20,11 millones de euros y un gasto medio de los cántabros de 35 euros en los juegos de azar de la organización. La crisis está pasando factura a la organización que, por eso, se ha visto obligada a buscar nuevas estrategias y productos para llegar al consumidor.

    Según aseguró hoy el delegado territorial en Cantabria, Manuel Martínez Pan, el juego "no es un producto de primera necesidad y cuando las economías domésticas se ven reducidas, lógicamente hay que reducir gastos y uno de los primeros es éste".

    Por eso, "roto el mito de que en época de crisis se vende más juego de azar", la ONCE ha tenido que recurrir al lanzamiento de nuevos productos, como los sorteos extraordinarios del Día de la Madre, el Día del Padre o el de San Juan, así como el sorteo extra de verano, con un premio especial de 20 millones de euros, que tendrá lugar el 15 de agosto.

    También prevé la venta de productos de juego a través de Internet, aunque están "a la espera" de que se regule este canal por parte del Gobierno estatal. Según indicó, el mercado es cada vez "más agresivo" y necesitan ser "más competitivos" y tener "más posibilidades comerciales".

    Martínez Pan hizo estas afirmaciones durante la presentación de la memoria del pasado año en una rueda de prensa en la que también le acompañaba el presidente del Consejo Territorial, Pedro Ortiz Castillo, quien afirmó que, aunque el ejercicio 2008 no ha sido "todo lo bueno" que esperaban, han seguido prestando servicios a 70.000 afiliados en España con problemas de ceguera o deficiencia visual.

    El delegado territorial de la ONCE en Cantabria explicó que la "principal fuente de ingresos" de la organización y su Fundación es la venta de productos de juego de la ONCE, como el cupón diario, el cuponazo, el supercupón de fin de semana, el combo y el rasca.

    De todos los ingresos, la mitad se destina a premios de los productos de juego, que el año pasado ascendieron a 9,9 millones de euros en Cantabria, mientras que el resto, más de dos millones en el ejercicio 2008, se destina íntegramente a la atención social de personas con discapacidad, desquitando salarios y gastos fijos.

    ACTIVIDAD EN CANTABRIA

    Pese a la caída de las ventas, en 2008 la organización creó 147 nuevos puestos de trabajo en Cantabria, lo que supone un 6,4 por ciento más de empleo que en el año anterior. Con ello, la plantilla se sitúa ya en 2.437 trabajadores, la mayoría con problemas de discapacidad. A nivel nacional, al finalizar 2008 la ONCE empleaba a 119.365 trabajadores, con un total de 4.451 nuevos empleos.

    La organización, que tiene como objetivo conseguir la autonomía personal e integración social de todas los ciegos y del resto de personas con discapacidad, acogió el pasado año a 34 nuevos afiliados en Cantabria, lo que supone alcanzar un total de 923 afiliados en la región, que reciben el "mismo trato individual y personalizado", señaló Ortiz Castillo.

    Según el presidente del Consejo, la ONCE y su Fundación prestan "diversos" servicios sociales, a cargo del equipo de atención básica de la organización. Además de su "apoyo" al empleo, se atiende a más de 7.400 alumnos integrados en colegios ordinarios a nivel nacional. En este sentido, en Cantabria, la organización está ayudando a 55 niños ciegos que son atendidos desde "edad temprana hasta la universidad", en un régimen de formación integrada.

    Asimismo, durante 2008 la ONCE entregó 122 perros guía para ayudar a la autonomía personal de las personas con discapacidad visual grave; se ofreció cobertura educativa a 7.400 niños y jóvenes ciegos para que pudieran seguir sus respectivos cursos igual que sus compañeros; transcribieron a Braille y formato sonoro digital más de 100.000 textos y se formó a más de 30.000 personas con discapacidad para optar al empleo o mejorar el que ya tenían, entre otras actuaciones.

    Por otra parte, durante el pasado año la ONCE, en colaboración con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), logró que España juegue un papel "destacado" en la aprobación de la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.