21 de octubre de 2020
25 de septiembre de 2019

Detenidos tres vecinos de Barakaldo con 500 plantas de marihuana en un chalet de Sámano

La operación se enmarca en el "alarmante" aumento del 476% del tráfico de estupefacientes en Cantabria, según el Ministerio de Interior

BILBAO/SANTANDER, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido a tres vecinos de Barakaldo (Vizcaya) tras desmantelar en un chalet de Sámano (Cantabria) una plantación con 500 plantas de marihuana valorada en unos 50.000 euros en el mercado negro, según ha informado el Ministerio del Interior.

El cultivo "indoor" objeto de la investigación fue descubierto en el interior de un chalet situado en el barrio de Sangazo de la localidad de Sámano, en el municipio de Castro-Urdiales.

Fruto de la investigación, se pudo concretar que la vivienda tenía una conexión ilegal de corriente eléctrica a la red general -práctica muy habitual en cultivos de este tipo, ya que necesitan mucha energía eléctrica para el funcionamiento de toda la instalación- motivo por el que, además de la plantación de cannabis, fueron intervenidos siete lámparas halógenas, siete transformadores eléctricos, cinco ventiladores y cuatro filtros de extracción de grandes dimensiones.

En el desarrollo de la operación, la Policía Nacional procedió a la detención de tres personas de Barakaldo, siendo uno de ellos el arrendatario de la vivienda en la que se descubrió la plantación. A los tres se les imputan delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal y defraudación de fluido eléctrico.

Esta operación policial se ha llevado a cabo "en el contexto del alarmante dato que aportó la Fiscalía General del Estado en su memoria del año 2018, en la que recoge que los procedimientos en materia de tráfico de estupefacientes se han disparado en Cantabria en un 475,86%", ha indicado el Ministerio del Interior.

Según los expertos, un cultivo de estas características genera algo más de unos 20 kilogramos de marihuana cada tres meses. Teniendo en cuenta que el coste en el "mercado nacional" estaría por encima de los 2.200 euros el kilo, la sustancia intervenida puesta a la venta rondaría los 50.000 euros, "alcanzando cifras considerablemente más elevadas si su distribución se traslada al mercado centro europeo", ha señalado Interior.