2 de diciembre de 2020
16 de diciembre de 2012

Dos años de cárcel para un hombre por agredir a dos agentes de la Guardia Civil

SANTANDER, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Cantabria ha ratificado la condena de dos años de cárcel impuesta a un hombre con trastorno de personalidad por agredir y causar lesiones a dos agentes de la Guardia Civil que acudieron a su domicilio a requerimiento de su padre.

Los hechos tuvieron lugar en el año 2010, cuando el padre del acusado, J.S.SM., con antecedentes penales por lesiones, pidió a los agentes que le acompañaran a su casa, en la localidad de Herrera de Camargo, porque su hijo se encontraba dentro muy alterado, y rompiendo cristales y mobiliario de la vivienda.

Una vez dentro, cuando los agentes iban a poner en marcha el protocolo para trasladarlo a un centro médico, el acusado intentó cerrar la puerta de su habitación, y al impedírselo aquéllos, propinó un puñetazo en la cara a uno de ellos, abalanzándose contra el otro, al que tiró al suelo y sujeto por el cuello con un brazo. Finalmente, fue reducido y engrilletado.

Durante su traslado a las dependencias de la guardia civil, el imputado siguió dando patadas y golpes en el vehículo policial.

A consecuencia de la agresión, uno de los agentes sufrió contusión en zona occipital, hematoma y contractura cervical, invirtiendo en su curación 72 días, todos ellos impeditivos para sus ocupaciones habituales, quedándole como secuela una cervicalgia leve.

El otro, sufrió contusión en zona frontal y contractura cervical, lesiones de las que tardó 56 días en curarse, 27 de ellos impeditivos.

Cuando sucedieron los hechos, el acusado estaba diagnosticado de un trastorno de la personalidad, lo que limitaba parcialmente su capacidad de controlar sus impulsos, mermando de forma leve tanto su conciencia como su voluntad.

Por este motivo, el Juzgado de lo Penal número Cuatro de Santander le aplicó la atenuante de alteración psíquica, así como la agravante de reincidencia, por estar condenado anteriormente por un delito de lesiones, y le impuso la pena de dos años de prisión y una indemnización total de 7.500 euros a los agentes agredidos por un delito de atentado a la autoridad en concurso con dos de lesiones.

La Audiencia confirma ahora esta sentencia, desestimando en su totalidad el recurso de J.S.SM., que alegó una "falta de prudencia" por parte de los agentes, ya que les agredió cuando estos le impidieron cerrar la puerta de su habitación.