12 de agosto de 2020
4 de abril de 2008

El equipo de espeleosocorro del Gobierno cántabro destaca a nivel nacional por el elevado número de rescates que realiza

Martín González, coordinador de este servicio, afirma que Cantabria es uno de los paraísos subterráneos de Europa

SANTANDER, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El equipo de espeleosocorro del Gobierno cántabro destaca a nivel nacional por el elevado número de rescates que realiza, ya que la región tiene una media de ocho rescates por millón de habitantes, "un número elevadísimo respecto a la relación de población en la región", según destacó Martín González Hierro, coordinador de dicho equipo, quien ha defendido el mantenimiento de este servicio en Cantabria, debido al atractivo que tiene el territorio a la hora de practicar la espeleología y al consecuente número de accidentes que se producen.

En una conferencia sobre el servicio de espeleosocorro en Cantabria, dentro de las jornadas de divulgación del Servicio de Emergencias 112, González ha afirmado que la comunidad autónoma es "uno de los paraísos subterráneos de Europa", un "atractivo cultural" que conlleva la visita a la región de "numerosos adeptos a la espeleología", quienes frecuentemente originan una elevada cantidad de accidentes, en los que el equipo de espeleosocorro cántabro se ve obligado a intervenir.

González Hierro ha mostrado el historial de intervenciones del equipo de espeleosocorro del Gobierno de Cantabria hasta el año 2006, en el que el experto ha destacado un "boom de la espeleología" a partir de los años 80, y ha hecho hincapié en la irregularidad del número de intervenciones que se producen anualmente: cuando en un año se producen un gran número de incidencias continúa otro con apenas actividad.

El experimentado espeleólogo ha atribuido este fenómeno al aumento de la responsabilidad de los espeleólogos tras un ejercicio de incidencias, ya que su repercusión mediática provoca una cierta concienciación y que sean más prudentes.

DIFICULTAD MEDIA.

Martín ha considerado que el equipo de espeleosocorro del Gobierno de Cantabria se expone a un riesgo espeleológico de dificultad media durante sus intervenciones. Ha comparado el riesgo de los espeleólogos cántabros con el de otras regiones como Navarra o Castilla y León, donde el riesgo es más alto, pero la frecuencia de incidencias es mucho menor que en Cantabria.

"Nuestra región tiene una media de ocho rescates por millón de habitantes, un número elevadísimo respecto a la relación de población en la región", ha concluido González Hierro.

Por su parte, el jefe de servicios de Protección Civil, José María Obregón, presente también el acto, ha señalado que la coordinación del espeleosocorro en nuestra región requiere "un amplio nivel técnico, un gran conocimiento de las cavidades, unas eficientes dotes de mando y coordinación de equipos, y, sobre todo, una amplia experiencia en esta disciplina".

CARACTERÍSTICAS DE LA ESPELEOLOGÍA EN CANTABRIA.

González Hierro ha destacado que la clasificación de las cuevas en nuestra Comunidad Autónoma es muy "complicada", debido a la gran complejidad interna de las cavidades. La clasificación más universal se basa en la existencia de ríos subterráneos o aguas internas, ya que estos condicionan totalmente la práctica.

Según el especialista, la distribución geográfica de las cuevas es muy concreta. Exceptuando la zona occidental de Picos de Europa y Udías, donde se pueden encontrar varias cavidades, la zona más significativa es el valle del Asón, el cual se encuentra "plagado de cuevas".

"En total, hay unas 400 cuevas catalogadas en Cantabria, donde las cavidades con mayor número de incidencias son las clásicas Coventosa, Caballos Valle, Canduela y Tibia Fresca, las cuales oscilan alrededor de los 15 rescates anuales", ha asegurado González Hierro.