20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 9 de agosto de 2019

    El FIS estrena 'Yo, Farinelli', que reivindica uno de los grandes referentes de la cultura europea

    El FIS estrena 'Yo, Farinelli', que reivindica uno de los grandes referentes de la cultura europea
    ‘Yo, Farinelli, El Capón’FIS

    SANTANDER, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El ciclo del Festival Internacional de Santander (FIS) dedicado a la Música Barroca acoge este viernes, 9 de agosto, el estreno absoluto de 'Yo, Farinelli, el capón', una original propuesta, un "reto", de teatro musical basado en la novela homónima de Jesús Ruiz Mantilla, que cuenta con la dirección de Manuel Gutiérrez Aragón en la que supone su vuelta al teatro, y que reivindica uno de los grandes referentes de la cultura y el arte europeos, que pasó 22 años en España.

    El actor Miguel Rellán encarna al célebre castrato Farinelli en el final de sus días, con un monólogo en el que los recuerdos del cantante italiano se mezclan con la música de la época, interpretada por el contratenor Carlos Mena y la agrupación barroca Forma Antiqva, y en el que el "sufrimiento y la tristeza" están presentes en cada escena.

    La obra, que se estrenará en la sala Argenta del Palacio de Festivales a las 20.30 horas, ha sido producida por el Festival Internacional de Santander en colaboración con el Festival de San Lorenzo del Escorial y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

    El montaje se ha presentado hoy en rueda de prensa por Gutiérrez Aragón, Ruiz Mantilla, Rellán, Mena y el director del FIS, Jaime Martín, quien ha dicho que juntar a estos artistas es como volver al "humanismo del pasado".

    El autor de la novela ha explicado que la escribió "por ética", porque no existía una obra sobre Farinelli y era "una injusticia". "El personaje más influyente de la corte de Felipe V y nadie" había escrito un libro sobre él. Además, ha confesado que le llamó la atención que, pese a ser "uno de los grandes cantantes de la historia, todo el mundo hablaba bien de él", lo que ha atribuido a su "inteligencia, sensibilidad, diplomacia", y el hecho de que sabía que "estaba por encima" de los demás sin que se notara.

    Para Ruiz Mantilla, Farinelli era "un divo", entendido en el sentido real de la palabra, sin las connotaciones de "gilipollez" que puede arrastrar ahora el concepto, ha dicho.

    Además ha puesto en valor al castrato como "una de las grandes figuras europeas" y su cultura; una cultura europea que ha reivindicado para el momento actual como un bien que debe "integrar" a los ciudadanos.

    El también periodista ha explicado que cuando se reeditó el libro, soñó con hacerlo un espectáculo teatral y, junto a Gutiérrez Aragón, se puso en marcha el proyecto, al que se incorporó a Rellán, "un actor melómano", y a Mena, "uno de los mejores tenores del mundo", como su "desdoblamiento ideal". El resultado es que el director cántabro ha hecho que a obra "funcionar con elegancia" y con "riqueza de matices".

    En este sentido, Gutiérrez Aragón ha indicado que su trabajo ha consistido en "ensamblar cosas muy diferentes", en hace una "fusión" de novela, musical e interpretación de Rellán, "que expresa la verdad", y que finalmente, aunque al principio fue reticente, ha resultado "muy divertido".

    Por su parte, Mena ha reconocido la "complejidad" de este proyecto que rescata a "un artista de nuestro patrimonio" y que ha definido como "el mayor cantante de todos los tiempos", pues llevaba las árias --fue quien introdujo la ópera en la corte trayendo "a los mejores" a España-- "al límite de lo posible". Al respecto, ha revelado que él ha tenido que estar "meses" estudiando para lograr dar 120 notas en un filato, sin respirar. Farinelli es "virtuosismo con profundidad", ha definido.

    Mientras, Rellán, que ha asegurado que en su próxima vida será músico porque "es lo único serio que se puede ser", también ha abundado en la "dificultad" y el "reto" que ha supuesto este monólogo, en el que falta saber el por qué.

    Al hilo, Ruiz Mantilla ha explicado que el personaje vive "preso de la contradicción" física y artística de ser "un hombre con voz de mujer", de "ofrecer gozo" a quien le escucha --llegó a la corte para curar con sus árias la depresión del rey-- desde el "sufrimiento y la soledad" de ser un castrado.

    Por otra parte, Mena ha explicado que no se sabe cómo sonaba realmente la voz de un castrato, aunque podría ser "como una soprano lírica con grandes graves".

    Para leer más