21 de agosto de 2019
  • Martes, 20 de Agosto
  • 13 de septiembre de 2014

    El fiscal pide 8 años para un joven que estalló un vaso en el ojo a otro a la salida de un bar en Santander

    Los hechos, ocurridos en 2010, serán juzgados el próximo miércoles, 17 de septiembre, en la Audiencia Provincial

    SANTANDER, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El Ministerio Fiscal pide ocho años de prisión para un joven que estalló un vaso en la cara a otro que a la salida de un local de ocio nocturno de Santander en 2010 intentó mediar en la discusión de su novia con otra chica, provocándole una importante pérdida de visión en el ojo izquierdo, hechos por los que será juzgado el próximo miércoles, 17 de septiembre en la Sección Primera de la Audiencia Provincial.

    El fiscal le solicita una indemnización de 67.000 euros para el joven al que agredió por la secuelas causadas.

    Además, junto a él, acusa de sendas faltas de maltrato a otros dos jóvenes que, junto al principal procesado, patearon al agredido cuando éste había caído al suelo y perdido la consciencia tras ser golpeado con el vaso. Para cada uno de ellos, pide doce días de localización permanente.

    Los hechos ocurrieron en 2010, concretamente en la madrugada del 12 de julio, sobre las 5.30 horas en el exterior de un pub de la calle Casimiro Sainz de la Maza de Santander, donde, según relata el fiscal en su escrito, surgió una "fuerte discusión" entre dos chicas que se hallaban en el lugar.

    El novio de una de ellas "trató de mediar en el altercado separando a las dos jóvenes" ante lo cual el acusado A.G.G., "con evidente intención de menoscabar" la integridad física de ese chicó le estalló un vaso de cristl en la cara, en la zona ocular izquierda.

    El joven agredido cayó al suelo sin sentido, momento en el que A.G.G. y los otros dos procesados, G.R.F. y FJ.Z.D., aprovecharon para "con idéntico ánimo", según el fiscal, propinarle patadas sin que haya podido determinarse que con esta acción le provocaran lesiones concretas.

    UNA IMPORTANTE PÉRDIDA DE VISIÓN EN UN OJO COMO PRINCIPAL SECUELA

    Como consecuencia del golpe con el vaso, el joven padeció un traumatismo ocular, con rotura del esfinter pupilar y catarata traumática en el ojo izquierdo con la pérdida de un 80 por ciento de visión en ese ojo, por lo que tuvo que ser operado para implantarle una lente intraocular.

    Estuvo catorce días ingresado en el hospital, 32 impedido de sus ocupaciones habituales y tardó más de tres meses y medio en sanar. Como secuelas, le han quedado secuelas, fundamentalmente una pérdida de visión, tanto lejana como cercana --esta última prácticamente nula, de un 5 por ciento--.

    Además, como consecuencia del golpe, el joven agredido sufrió varias heridas en la zona de la ceja y el párpado, donde le ha quedado cicatriz, causándole un "perjuicio estético medio", según expone el fiscal en su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press.

    PENAS

    Para el Ministerio Fiscal, el principal acusado, A.G.G., es un autor de un delito de lesiones, por el que merece la imposición de ocho años de prisión, además de la indemnización de 67.000 euros, 53.000 por las secuelas oculares y 14.000 por el perjuicio estético.

    En el caso de los otros dos acusados, el fiscal les considera responsables de sendas faltas de maltrato y pide doce días de localización permanente.

    El juicio depende se celebrará el miércoles, a partir de las 9.30 horas, en la sala de vistas número 3, de la Audiencia Provincial.

    Por su parte, la representación del agredido, que ha mostrado disconformidad con algunas parte del escrito del Ministerio Fiscal, ha solicitado, además de los ocho años de prisión para el principal acusado y los doce días de localización permanente para los otros dos, una orden de alojamiento de 300 metros de la víctima durante 10 años en el caso de A.G.G. y de seis meses para G.R.F. y FJ.Z.D.

    También eleva la indemnización solicitada a 72.500 euros, 53.000 por las lesiones oculares, 14.000 por el perjuicio estético y 5.500 por las lesiones.

    Para leer más