13 de diciembre de 2019
  • Jueves, 12 de Diciembre
  • 9 de diciembre de 2009

    La Fundación Botín comienza hoy un curso sobre alternativas frutales en la producción agraria

    SANTANDER, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La Fundación Marcelino Botín ha organizado para hoy, un curso teórico-práctico sobre alternativas frutales en la producción agraria, dentro de las actividades del programa 'Patrimonio y territorio' que desarrolla en el valle del Nansa.

    Este programa tiene como objetivo principal el desarrollo de la comarca a partir de sus propios recursos, para lo que la Fundación está realizando una serie de iniciativas encaminadas a actualizar y relanzar su actividad económica.

    El objetivo es actualizar conocimientos en el campo de las producciones frutales, abordar aspectos teóricos y prácticos sobre los principales productos agrícolas económicamente rentables en los mercados actuales, y orientar sobre aspectos técnicos, posibilidades de producción y actividades de comercialización de dichos productos.

    Estará coordinado por el ingeniero técnico agrícola Juan Ignacio de Sebastián Palomares y los temas que se repasarán son el cultivo y elaboración de sidra, cultivo del viñedo, transformación de frutos del bosque, cultivo del kiwi y producción de frutos secos.

    Comienza el miércoles 9 de diciembre, por la tarde, en el salón de actos del Ayuntamiento de Herrerías, en Cades. Los días 9, 10, 11 y 14, de 17.00 a 19.30 horas habrá clases teóricas. Los días 15 y 16, de 9.00 a 15.00 horas, habrá clases prácticas sobre labores, enmiendas, abonados y plantación. Y el jueves 17, todo el día, un viaje formativo por conocer iniciativas en esta área en San Vicente del Monte, Quijas, Ceceas, Vidular y Secadura.

    Las plazas son limitadas y para inscribirse hay que contactar con Silvia Camafreita, en los teléfonos 942 714 206 ó 666 745 616, o bien acercarse a la Casa Rectoral de Puente Pumar.

    Para la Fundación Marcelino Botín y los expertos implicados en el Programa Patrimonio y Territorio en el valle del Nansa la economía que genera la producción de frutales dentro del campo de la agricultura ofrece una alternativa real en zonas rurales.

    Se trata de un sector en auge debido a la demanda de la sociedad actual de alimentos de calidad. Los productos cultivados en Cantabria de una manera tradicional y natural, respetando las costumbres agrícolas, pero adaptados a los nuevos mercados y los nuevos hábitos de consumo, ofrecen a los agricultores una nueva oportunidad de desarrollo y la posibilidad de obtener una mayor rentabilidad de sus tierras.