20 de septiembre de 2019
23 de marzo de 2014

El Gobierno no descarta privatizar aeropuertos aunque no lo haría de forma individualizada sino en conjunto

El Gobierno no descarta privatizar aeropuertos aunque no lo haría de forma individualizada sino en conjunto
EUROPA PRESS

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno no descarta la posibilidad de privatizar los aeropuertos de la red Aena, aunque asegura que en ningún caso se haría de forma individualizada sino en conjunto, porque ésa es la forma "más eficiente de aprovechar el sistema en red, que genera una serie de sinergias" para poder ofrecer "capacidad, calidad y unos costes competitivos".

Así lo señala el Ejecutivo al diputado de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) por Asturias, Gaspar Llamazares, en respuesta a sus inquietudes sobre las obras que afectarán a la pista de aterrizaje del aeropuerto de Ranón, en el Principado, y que reducirán la longitud de la infraestructura en 150 metros para conseguir el certificado de seguridad operacional de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

Sin embargo, Llamazares teme que esta decisión se haya adoptado con vistas a una "eventual privatización antes de las próximas elecciones generales de 2016" del aeropuerto asturiano, y por ello pregunta al Ejecutivo si tiene intención de acometer el proceso privatizador de Ranón.

En su respuesta, que recoge Europa Press, el Gobierno señala que "sólo procede considerar la privatización de los aeropuertos en el conjunto de la actual red aeroportuaria de Aena, no por aeropuertos de forma individual, porque lo más eficiente es aprovechar dicho sistema en red, que genera una serie de sinergias que permiten que los aeropuertos españoles ofrezcan capacidad, calidad y unos costes competitivos".

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha reiterado que el proceso de eventual privatización de Aena es "una decisión que le corresponde tomar al Gobierno cuando sea el momento adecuado" y que en el caso de que finalmente Aena dé entrada al capital privado el objetivo es "preservar el interés público" de la red de aeropuertos.

SE MANTIENE LA OPERATIVIDAD.

En cuanto al aeropuerto asturiano, el Ejecutivo insiste en que la decisión de reducir la longitud de la pista responde a la recomendación europea de "eliminar cualquier elemento que no se pueda quebrar fácilmente y que esté situado a una distancia inferior de 300 metros de las cabeceras de las pistas", una recomendación de seguridad imprescindible para conseguir el certificado que, a partir del 1 de marzo de 2016, será "obligatorio para que un aeropuerto pueda operar".

En este sentido, se señala que el aeropuerto de Ranón conseguirá varios "beneficios" con esta intervención: por una parte, se cumplirán los requisitos normativos para que pueda continuar funcionando, pero además mejorarán las condiciones de seguridad de las operaciones y se facilitará el uso del sistema antinieblas ILS al quedar instalado en un terreno más regular, lo que incrementará la seguridad en circunstancias de baja visibilidad.

"Dentro del cumplimiento de los requerimientos de la normativa de seguridad operacional y funcionalidad de las infraestructuras, en el Aeropuerto de Asturias se ha optado por la solución que tiene el menor impacto ambiental, los menores costes y el menor impacto en la operación del aeropuerto", añade el Gobierno, asegurando a renglón seguido que no habrá ninguna repercusión en el tipo de aeronaves que podrán usar esta infraestructura.

AEROPUERTO DE VITORIA.

Por otra parte, el Gobierno se refiere al horario operativo del aeropuerto de Foronda, en Vitoria, en respuesta al portavoz económico de Amaiur en el Congreso, Rafael Larreina, quien a través de una pregunta parlamentaria se interesó por saber si se estaba trabajando en alguna medida para recuperar el H-24 (operatividad las 24 horas), de modo que estas instalaciones pudieran servir de "terminar de apoyo al resto de aeropuertos del País Vasco".

En su texto de respuesta, que recoge Europa Press, el Ejecutivo recuerda que el sistema H-24 en Foronda sólo se aplicaba a la carga de mercancías, ya que el aeropuerto sólo estaba abierto a los viajeros de 6.45 a 00.00 horas hasta el pasado 23 de agosto.

Ese día comenzó a aplicarse el Plan de Eficiencia Aeroportuaria, que establecía que todos los aeropuertos con menos de 500.000 pasajeros debían ajustar sus costes para seguir funcionando. "En estos momentos no se estima procedente retornar al antiguo horario operativo, ya que la demanda de vuelos regulares de transporte de mercancías es en horario nocturno, por tanto dentro del horario operativo en vigor, y actualmente no hay demanda de vuelos de transporte regular de pasajeros en el aeropuerto de Vitoria", añade el Ejecutivo.

Además, asegura que retornar al horario H-24 para carga "no supondría una mejora de la seguridad aérea" y apunta que en caso de producirse fenómenos meteorológicos adversos que impidan el aterrizaje en Bilbao están disponibles los aeropuertos de Santander, San Sebastián, Pamplona y Burgos, "sin ser necesario que el aeropuerto de Vitoria sea H-24, con los elevados costes que ello implicaría".

Para leer más