24 de noviembre de 2020
12 de mayo de 2012

Los indignados cántabros critican que un año después de nacer el 15M "se sigue rescatando bancos y no personas"

Los indignados cántabros critican que un año después de nacer el 15M "se sigue rescatando bancos y no personas"
EUROPA PRESS

Anuncian más protestas para reclamar que el bienestar del 99% de la sociedad "esté por encima" del sobrebienestar del 1% restante

SANTANDER, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Los indignados cántabros --8.000, según los convocantes, y 1.500 para la Policía-- han salido este sábado a la calles de Santander para protestar porque un año después del nacimiento del Movimiento 15M, España continúa "en la misma situación", con ciudadanos convertidos en "mercancías en manos de políticos y banqueros" y con un sistema que "sigue rescatando bancos y no personas".

La manifestación de esta tarde ha partido pasadas las 18.00 horas de la rotonda de La Sardinera, en Tetuán, y ha estado encabezada por una pancarta que resumía precisamente esta queja: 'No somos mercancías en manos de políticos y banqueros'.

En declaraciones a los medios de comunicación, el portavoz de Democracia Real Ya y de Estado de Malestar, Óscar Manteca, se ha quejado de que, en España, los ciudadanos continúan "sin ser escuchados" y sigue sin haber democracia.

A la manifestación de los indignados cántabros se han sumando varios colectivos, como los trabajadores del SEMCA o de la residencia de La Pereda, así como los afectados por las preferentes.

Manteca ha justificado la participación de estos colectivos porque, en su opinión, ha sido un año "muy duro", con recortes en educacion, en sanidad, con cierre de residencias y despidos en los empleados públicos, "una tónica" que, a su juicio, "va a continuar más".

"Nos mintieron en noviembre pasado, nos mintieron a la cara, nos dijeron que no lo iban a hacer y ahora vuelven y lo hacen y todavía seguimos sin saber cuánto más van a recortar, como vamos a acabar dentro de un año", ha lamentado.

El portavoz de Democracia Real Ya y Estado de Malestar ha garantizado que no será la última manifestación de los indignados cántabros, si bien ha opinado que, además de estas protestas, "hay que ser un poco más imaginativo y hacer otro tipo de cosas", algunas de las cuales ya las tienen pensadas.

Sin embargo, no ha querido adelantar qué más tipos de protestas barajan pues, según ha dicho, primero todos los colectivos que integran el Movimiento 15m tienen que "sentarse", "hablar" y "tomar decisiones".

En la manifestación de este sábado, que ha tenido como punto final la Plaza del Ayuntamiento, se han podido leer pancartas con lemas como 'Que políticos y banqueros lloren como obreros', 'Nosotros somos miles. Despierta. El pueblo tiene el poder' o 'Banqueros ladrones. Políticos corruptos. CC.OO y UGT traidores'.

A lo largo de su travesía por las calles de la capital cántabra, los indignados han gritado algunas de sus tradicionales consignas, como 'Lo llaman democracia y no lo es. Es una dictadura y lo sabéis', 'PSOE-PP la misma mierda es'.

"YA ESTÁ BIEN"

Tras realizar una parada en la Plaza Porticada para leer un comunicado, los indignados cántabros se han ido concentrando en la Plaza del Ayuntamiento, donde, sobre las 19.45 horas, los convocantes han leído un manifiesto con el que se han dirigido a la clase gobernante que "ya está bien de apuntar siempre a los mismos".

Los indignados han reclamado que sus impuestos no se usen para pagar deudas "que no son suyas", sino para disponer de una sanidad igual para todos", una educación pública "de calidad", servicios públicos y para garantizar el derecho "a una vivienda digna".

Además, y ante el aplauso de los asistentes, han exigido una "legislación laboral más justa", "transparencia fiscal" y se han dirigido a los políticos y banqueros "que no les representan" que "nada podrá enmudeceles".

Han asegurado que "seguirán trabajando" y "organizándose" para luchar "porque el bienestar del 99 por ciento esté por encima que el sobrebienestar del 1% restante".

"Somos los de abajo, pero somos muchos más", han afirmado los indignados, quienes han recordado a los políticos que su labor es defender los "intereses de la sociedad" y no de una minoría y les han advertido de que unas elecciones cada cuatro años "no les dan carta blanca, sino que les obliga a trabajar por el pueblo".

Tras la lectura del manifiesto de los convocantes, se ha dado voz a diferentes colectivos para presentar sus reclamaciones, si bien se ha recordado que el de hoy "no es un día para luchar por una causa, sino por todas".