31 de octubre de 2020
19 de septiembre de 2020

El juicio contra acusado de asesinar a un hombre a la salida de un 'after' en Santander arrancará el 1 de diciembre

La Fiscalía pide 20 años de cárcel contra el acusado, que será juzgado en un juicio con jurado en la Sección Primera de la Audiencia Provincial

SANTANDER, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El juicio contra el acusado de apuñalar mortalmente a un hombre en la calle Barcelona de Santander en agosto de 2018 en una pelea a la salida de un 'after' arrancará el 1 de diciembre en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, será con jurado y se prolongará durará varias sesiones.

Para el acusado, un joven de 25 años con iniciales S.L.G., la Fiscalía pide 20 años de cárcel por un delito de asesinato y le reclama también una indemnización de 172.000 euros en concepto de responsabilidad civil para el hijo del fallecido -menor de edad--, su madre y sus dos hermanos.

El acusado se encuentra en prisión provisional sin fianza desde que fue detenido en Seseña (Toledo) meses más tarde.

Hay un segundo acusado, M.L.G., primo del primero, para el que la Fiscalía solicita una multa de 1.200 euros por un delito de maltrato de obra, por propinar a la víctima una fuerte patada en la cabeza cuando ya yacía en el suelo con una puñalada mortal en el pecho.

La familia de la víctima, que ejerce la acusación particular, pide la misma pena de prisión por asesinato para el principal acusado, mientras que para su primo solicita 15 meses de cárcel por un delito de integridad moral, junto con la misma multa por maltrato y 30.000 euros de indemnización

Está previsto que el juicio con jurado se celebre en siete sesiones los días 1, 2, 3, 4, 7, 9 y 10 de diciembre.

LOS HECHOS

Los hechos tuvieron lugar a primera hora del sábado 18 de agosto de 2018, sobre las 9.25 de la mañana, a raíz de una pelea a las puertas del pub Vendetta entre el fallecido, J.P.M., y el acusado, S.L.G., que comenzó "al hacerse reproches respecto a una chica", según relataba el auto de apertura de juicio oral.

SLG comenzó a dar empujones y el portero del pub les pidió que se alejaran de la puerta del local, mientras entraba al interior a pedir ayuda. El acusado y la víctima se desplazaron hacia la izquierda de la calle Barcelona en dirección a la calle Andrés del Río, donde el primero sacó una navaja de 14 centímetros de hoja y propinó nueve puñaladas a la víctima, una de ellas mortal al afectar al corazón y un pulmón.

El herido intentó huir hacia la calle Canalejas pero el acusado le alcanzó y al desmoronarse, continuó dandole patadas. Su primo se acercó también al lugar y le propinó al menos una patada en la cabeza "ante la total ausencia de capacidad de reacción de la víctima, herida de muerte".

Los servicios de emergencias trasladaron al herido al Hospital Valdecilla en estado muy grave, donde falleció horas después debido a las importantes lesiones sufridas.

Al saber que había muerto, el acusado abandonó Cantabria ese mismo día con su mujer e hijas y fue localizado meses más tarde en Toledo, después de múltiples seguimientos a sus familiares e intervenciones telefónicas, con un DNI de una tercera persona que lo había extraviado años antes y un contrato de alquiler con la identidad de esa persona.