23 de julio de 2019
  • Lunes, 22 de Julio
  • 27 de julio de 2014

    Las mujeres paradas en Cantabria se han duplicado desde el inicio de la crisis

    La contratación es su principal vía de acceso al mercado laboral y en 2013 tuvo como destino casi exclusivo el sector servicios

    Las mujeres paradas en Cantabria se han duplicado desde el inicio de la crisis
    AYUNTAMIENTO LAREDO

    SANTANDER, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El número de mujeres paradas en Cantabria se ha duplicado desde el inicio de la crisis hasta contabilizar 26.673 a finales de 2013, lo que supone el 46,84% del total. Con todo, es la tasa más baja de España (51,19%), según un estudio del Observatorio SEPE Cantabria.

    Las mujeres que más padecen el paro en Cantabria son las mayores de 45 años, con bajo nivel formativo y que van acumulando antigüedad en esta situación: el 42,35% ya lleva más de un año desempleada.

    El 41,14% de las paradas es beneficiaria de algún tipo de prestación por desempleo, porcentaje muy inferior al de los varones (58,86%) e incluso al promedio estatal (46,06%). La prestación es de carácter contributivo (vía cotización) en el 55% de los casos y tipo subsidio (vía presupuestaria), al alza, en el resto.

    Además, el desempleo femenino en Cantabria está afectado por la elevada estacionalidad del sector servicios, de donde procede la inmensa mayoría de las paradas.

    Y es que el colectivo trabaja, casi en exclusiva, en el sector servicios (88,51%): comercio, sanidad, hostelería, educación, personal doméstico y administraciones públicas son las principales actividades. Aunque se ha producido un "significativo" incremento en los últimos años en el grupo ocupacional de técnicos y profesionales.

    De este modo, la contratación de 2013 tuvo como destino, casi en exclusiva, el sector servicios. Las modalidades de contratación no difieren de las utilizadas con los varones, salvo en un mayor uso del contrato de interinidad y de jornadas a tiempo parcial. La contratación estable o indefinida, que viene descendiendo en los últimos años, cerró 2013 en el 6,95%.

    Precisamente esta mayor vinculación a los servicios pauta un comportamiento muy estacional, concentrando la mayor actividad en primavera/verano/otoño y la menor a finales y principios de año.

    Las ocupaciones con mejor comportamiento interanual y con una mayor presencia del colectivo fueron teleoperadoras, trabajadoras de las industrias del pescado, ayudantas de cocina, monitoras de actividades recreativas y de entretenimiento, camareras, cocineras y vendedoras en tiendas y almacenes.

    CONTRATACIÓN

    En general, la contratación es la principal vía de acceso al mercado de trabajo de las mujeres en Cantabria (el 51,75% del total en 2013, uno de los porcentajes más altos de España).

    Exactamente se suscribieron 79.873 contratos, realizados por un total de 29.211 mujeres diferentes, lo que promedia una elevada rotación de 2,74 contratos por mujer.

    Desde la eclosión de la crisis en 2008, las mujeres vienen firmando más contratos que los varones en Cantabria, si bien la brecha se está reduciendo y volviendo a invertir. La explicación de este mayor protagonismo de las mujeres en la contratación está en los sectores en los que primero incidió la crisis y en la mejor adaptabilidad de la mujer al trabajo que ofrece el sector servicios.

    La movilidad geográfica del colectivo presenta datos negativos, de forma que, de cada contrato que entra a Cantabria, salen 1,53, principalmente a Vizcaya, Madrid, Palencia y Barcelona.

    AFILIACIÓN

    Cantabria cerró 2013 con 90.263 afiliadas en la Seguridad Social, el 47,39% del total. Tras un mejor comportamiento que los varones a lo largo de los últimos años de crisis, en 2013 se perdieron afiliados, mujeres y hombres, aunque se han recuperado en mayo de 2014.

    El grueso de las mujeres afiliadas en Cantabria es menor de 45 años, si bien un 45% ya supera esta edad.

    Las mujeres participan menos del autoempleo que los hombres y solo una de cada tres afiliados por cuenta propia son mujeres, la mayoría en el último tercio de su vida laboral, supuestamente en proyectos más consolidados.

    No hay diferencias sustanciales con respecto al comportamiento de la afiliación de la mujer en el conjunto de España, aunque en Cantabria hay más de afiliadas en su conjunto que en España (46,57%), menos mujeres en el sector primario y una mayor presencia como trabajadoras por cuenta propia, en detrimento de la cuenta ajena.