26 de septiembre de 2020
8 de agosto de 2020

Ningún cliente del restaurante El Cantábrico de Comillas ha dado por ahora positivo en COVID-19

La consejera de Turismo asegura que, en general, el sector se está comportando con "profesionalidad y responsabilidad"

SANTANDER, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Ningún cliente del restaurante El Cantábrico de Comillas de los sometidos a pruebas PCR tras detectarse varios casos de coronavirus entre sus trabajadores ha dado, por ahora, positivo en COVID-19 y el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez (PSOE), ha insistido en que el riesgo de que lo haya es "muy bajo".

"Habrá que ver en los próximos días si hay algún caso", ha dicho el consejero en declaraciones realizadas este sábado a RNE, recogidas por Europa Press, donde ha opinado que el riesgo para los clientes de este bar de haberse contagiado es "mínimo".

Precisamente, la ausencia, por ahora, de clientes infectados es lo que diferencia, según el consejero, el caso de El Cantábrico con otros que se han dado, por ejemplo, en comunidades vecinas, como el País Vasco y Asturias, donde sí los ha habido.

Desde la Consejería de Sanidad se recomendó ayer la realización de pruebas diagnósticas PCR a todas aquellas personas que frecuentaron el restaurante 'El Cantábrico' de Comillas entre el 26 de julio y el 5 agosto, tras recibir varias denuncias por "incumplimiento flagrante" de las medidas de seguridad e higiene después de haber detectado 5 positivos por coronavirus entre los trabajadores del local que no guardaron la cuarentena obligatoria, ni tampoco otros cuatro de los siete empleados que debían hacerlo de forma preventiva por ser contacto estrecho de sus compañeros.

En consecuencia, los clientes del establecimiento hostelero que entre esas fechas hayan estado más de 15 minutos a menos de dos metros de distancia de miembros de la plantilla deberán contactar con su centro de salud para someterse al test del COVID-19 --algunos ya lo han hecho-- y, además, permanecer en aislamiento durante 14 días, con independencia del resultado.

Sanidad anunció ayer, al respecto de este caso, que va a denunciar ante la Fiscalía al restaurante por un posible delito de salud pública.

La Dirección General de Salud Pública ha decidido adoptar esta medida debido a la denuncia del equipo de rastreadores que, en su labor diaria de seguimiento de casos, constató que los empleados del restaurante, cinco de ellos positivos por coronavirus, continuaban trabajando, tras haber notificado al propietario que debían permanecer en cuarentena domiciliaria.

Salud Pública envió a inspectores a comprobar la situación del local y solicitó a la Guardia Civil que atestara el hecho acudiendo a comprobarlo.

Además, la Consejería de Sanidad aseguró ayer que había tenido conocimiento del "incumplimiento de las medidas de seguridad e higiene" en el local. En este sentido, la Dirección General de Salud Publica recuerda que "no cubrir la nariz con la mascarilla es como no llevarla puesta".

Tras este suceso en el restaurante comillano, la consejera de Turismo del Gobierno de Cantabria, la regionalista Marina Lombó, también en declaraciones a RNE, ha defendido que pese a este tipo de casos, el sector vinculado al turismo "está actuando con profesionalidad y con responsabilidad".