28 de enero de 2020
  • Lunes, 27 de Enero
  • 23 de junio de 2009

    Las obras de construcción del metro ligero ascenderían inicialmente a 113 millones

    Esta semana se presentará la viabilidad financiera del proyecto

    SANTANDER, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Las obras de construcción del metro ligero en Santander ascenderían inicialmente a 113 millones de euros, según el estudio económico financiero que se ha elaborado tras el informe de viabilidad del proyecto, que fue presentado, este último, a la sociedad santanderina en octubre de 2008.

    El importe de las obras de construcción de la infraestructura asciende a unos 75 millones de euros, mientras que el de la adquisición del material móvil (un total de ocho unidades de metro y una de reserva) a 21,6 millones de euros. Esa cantidad junto a los costes de redacción del proyecto, asistencias técnicas y los costes financieros durante el periodo de inversión incrementarían la cifra final hasta los casi 113 millones de euros, sin contar el IVA.

    Esta misma semana, el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, presentará el plan de viabilidad financiera de esta actuación, así como de los contactos previstos con otras administraciones para su implicación en esta extraordinaria actuación, según anunció el Consistorio en un comunicado de prensa. Se trata, según destacó el regidor, de una actuación de carácter supramunicipal por lo que debe contar con el apoyo de otras administraciones.

    Recordó De la Serna que en el programa electoral del actual equipo de Gobierno estaba el compromiso de promover acuerdos con otras administraciones para la implantación del metro ligero en la ciudad.

    El alcalde insistió en las "importantísimas ventajas" que ofrece el metro ligero en relación a otros medios de transporte. Así, se trata de un medio "más ecológico", que "apenas" provoca contaminación ambiental y sonora y que consume "diez veces menos" que un autobús convencional.

    Además de las ventajas económicas, de cobertura al usuario, de explotación, de accesibilidad y de versatilidad que supone, el metro ligero también un modo de transporte con "una gran aceptación ciudadana", aseguró De la Serna.

    En su opinión, la implantación de este medio en Santander es "una buena solución" ya que aportaría un sistema de transporte "de alta capacidad, frecuencia y velocidad comercial, totalmente independiente del tráfico y los problemas asociados al mismo y que podría prestar servicio a los puntos neurálgicos de Santander".

    CINCO LÍNEAS

    El estudio de viabilidad llevado a cabo por el Ayuntamiento de Santander recoge la implantación de cinco futuras líneas de metro. En su diseño se buscó, por una parte, prestar servicio a las zonas con mayor atracción y generación de viajes, y por otro lado, que su ejecución en aquellos lugares de la ciudad que, por razones de espacio, permitieran la proyección de una vía doble o bien de una vía única.

    Se buscó, además, la colocación de las paradas en tramos rectos, con separaciones máximas de 700 metros, y la adaptación del recorrido a pendientes inferiores al 6 por ciento.

    PRIMEROS TRAZADOS

    En un primer momento, anunció el alcalde, los expertos aconsejan la conveniencia de comenzar con la ejecución de una línea circular, formada a su vez por las líneas 1 y 2 sugeridas en el estudio, que transcurriría en superficie y a lo largo de toda la trama urbana consolidada.

    En concreto la línea recorrería las siguientes zonas de Santander: Estaciones; Valdecilla; Juzgados; Universidad; Palacio Deportes; Sardinero; Palacio de la Magdalena; Puerto Chico y zona centro.

    Esta línea comunicaría los principales focos de atracción de viajeros, como son el centro, los hospitales y centros de salud, universidades y centros de enseñanza, equipamientos deportivos, centros comerciales y de ocio o playas, tendrá una longitud aproximada de 10 kilómetros, de los que algo más de 9 serían de vía doble y en el resto de vía sencilla. El tiempo total de recorrido sería de 30 minutos y las frecuencias de paso cada 8 minutos en hora punta.

    Habría, además, 9 unidades de metro, compuesta cada una por cinco módulos, de las cuales 1 unidad permanecería en reserva, y se estima que se podrían realizar 8 millones de viajes al año.