6 de agosto de 2020
14 de diciembre de 2014

Piden 3 años por robar 200 euros a unos conocidos a los que amenazó de muerte con un cuchillo jamonero

SANTANDER, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El fiscal ha solicitado una pena de tres años de cárcel para un hombre acusado de robar 200 euros a unos conocidos a los que, en su propia casa, amenazó de muerte con un cuchillo jamonero de grandes dimensiones, después -les dijo- de violar a la madre y la hija.

Además, I.F.H., que será juzgado este lunes a partir de las 10 horas en la Sección Tercer de la Audiencia de Cantabria, está acusado de tres faltas de lesiones: las que sufrieron las dos mujeres y el marido y padre de ellas al huir del agresor.

Según el escrito de la Fiscalía, los hechos ocurrieron marzo de 2003 cuando el acusado, que padece retraso mental leve y que fue condenado previamente por un delito de agresión sexual, entró en el domicilio familiar, ubicado en Guarnizo, con el pretexto de visitarles.

Pero, en un momento dado, y con el ánimo de enriquecimiento ilícito, cogió un cuchillo jamonero de grandes dimensiones, y se dirigió al dueño de la casa. Esgrimiendo el arma, le conminó a que le entregara todo el dinero que tuviera, y la víctima le dio 200 euros.

Como el acusado exigía más dinero en un estado de "gran agresividad" obligó al hombre y a su mujer a tumbarse en el suelo del salón, diciendo que les iba a matar. También exigió al dueño, amedrentándole con el cuchillo en la espalda, a que llamara a la hija, que estaba en el piso superior de la vivienda.

Cuanto ésta llegó al salón, la obligó igualmente a tumbarse en el suelo, junto a sus progenitores, a los que no dejó de amenazar, diciéndoles que les iba matar después de violar a las dos mujeres.

Como I.F.H. pidió a las mujeres que bajaran las persianas del salón para no ser observado desde la calle, las dos se levantaron y, en un descuido, aprovecharon para huir hacia el jardín, saltando la valla de la finca colindante para pedir ayuda. Ambas se cayeron al suelo y sufrieron heridas en las piernas. Mientras, el hombre cerró la puerta de la casa para que no las siguiera.

El acusado siguió pidiendo más dinero al dueño y, al oponerse, comenzó un forcejeo entre ambos en el que I.F.H. esgrimió el cuchillo contra su víctima, que agarró por la hoja el arma de modo que se partió. A continuación, comenzaron a darse golpes, y el dueño fue empujado por la escalera de la casa y cayó rodando hasta el garaje, donde cogió un palo para defenderse.

En ese momento, oyó la llegada de efectivos de la Guardia Civil, avisados por su mujer y su hija, y salió al exterior. El acusado fue detenido poco después y se recuperaron los 200 euros.

A consecuencia de estos hechos, el dueño de la vivienda sufrió la rotura de sus gafas, policontusiones y múltiples heridas, además de un cuadro de ansiedad, que remitió con el tiempo, al igual que su mujer y la hija, que también presentaron cuadros ansiosos y moratones.

Además, por la pelea se ocasionaron desperfectos en mobiliario y objetos por 453 euros, y se precisaron reparaciones en dos puertas y un cañizo que costaron 389 euros.

Para el fiscal, los hechos suponen un delito de robo con violencia e intimidación en casa habitada, en grado de tentativa, y tres faltas de lesiones, por lo que pide tres años de prisión para I.F.H., y la prohibición de acercarse a las víctimas a menos de 300 metros y de comunicarse con los mismos durante 5 años. También solicita una multa de 900 euros, y sendas indemnizaciones de 842 euros por los daños en la vivienda y 495 euros a cada uno de los lesionados.