28 de septiembre de 2020
7 de octubre de 2009

El PP acusa a PSOE y PRC de "judicializar" la política y empujarle a llevar el caso Lagunilla a los tribunales

Cree que el Gobierno y los grupos están "perdiendo el Norte democrático" y pide a Revilla que "tome decisiones"

SANTANDER, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Grupo Popular en el Parlamento cántabro, Francisco Rodríguez, lamentó hoy que el supuesto pago de obras no ejecutadas en el edificio Lagunilla haya tenido que terminar en los tribunales por la negativa de PSOE y PRC a crear una comisión de investigación en el Parlamento que podría tener ya sus conclusiones y evitar "mucho trabajo" a la justicia.

En su opinión, es "muy triste" que los grupos que apoyan al Gobierno, con sus 22 diputados y utilizando "el rodillo", estén "judicializando" la vida política en Cantabria y "enterrando" la labor de control propia de la oposición.

Según dijo, el PSOE, el PRC y el Gobierno "están perdiendo el Norte democrático" y "ha llegado el momento" de que den "un giro" y vuelvan a los "principios democráticos del Parlamento" para que se investigue "allí donde no se pueda descartar un delito".

En rueda de prensa, el portavoz 'popular' recordó que el PP pidió en abril en el Pleno del Parlamento que se creara una comisión de investigación para esclarecer el pago de varias certificaciones de obra en el edificio Lagunilla --futura sede de la Dirección General de Desarrollo Rural--, cuando los trabajos ni siquiera habían comenzado.

Tras rechazarse su petición y pasadas las elecciones europeas -- según Rodríguez, para no interferir con este asunto en la campaña--, el 6 de julio el PP denunció los hechos ante los tribunales y el resultado por el momento es un auto de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) por el que se admite a trámite la querella y se decide investigar los hechos.

En el auto, y a la vista de la documentación aportada por el PP, la Sala reconoce que se abonaron inicialmente hasta cuatro certificaciones de obra sin que hubieran comenzado los trabajos, por lo cual, señala que no se puede descartar la posibilidad de que se haya cometido un delito de falsedad documental. Ahora, Francisco Rodríguez cree que lo que deben hacer "con rapidez" los grupos que apoyan al Gobierno es "pedir disculpas" al Partido Popular.

LLAMAMIENTO A REVILLA

En opinión del portavoz del PP, "los indicios de delito son enormes" y sin embargo criticó que el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, teniendo los documentos en la mano, votó en contra de la comisión de investigación; y no lo denunció, a pesar de que todo ciudadano debe denunciar cuando tiene indicios de delito.

Es más, recordó que Revilla ha asegurado que siempre tendría sus puertas abiertas para quien tuviera cualquier indicio de corrupción, pero lamentó que al votar en contra de la comisión de investigación sobre el edificio Lagunilla el presidente "cerró sus puertas".

"Esto así no puede seguir. Hago un llamamiento inmediato a Revilla para que tome decisiones y en vez de cerrar puertas las abra; y al PSOE y el PRC para que no se amparen en 22 diputados para impedir que el Parlamento cumpla con su función y que los ciudadanos conozcan" cómo se administra el dinero público, apostilló.

A preguntas de los periodistas, el diputado del PP no precisó si Revilla debería destituir al consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, Jesús Oria. "No sé si tiene que destituir al consejero. Igual el primero en destituirse tenía que ser él, porque conocía los datos y votó en contra de la comisión de investigación. Para mí son todos presuntos hasta que la justicia lo diga", comentó.

Lo que reclama el PP es que se respete la labor del Parlamento porque, a su juicio, el Gobierno "sigue sin dar explicaciones, con la cabeza debajo del ala y tratando de impedir el control" parlamentario, dentro de una "política del avestruz" que no es una "buena actitud".

"CORTIJO PRIVADO" DEL GOBIERNO

Según dijo, "no se puede permitir que el Gobierno de Cantabria considere los intereses públicos de todos los ciudadanos como un cortijo privado y particular". "El Gobierno tiene que cumplir con sus obligaciones y permitir el control por parte del Parlamento. No puede ser que, si no llega a ser por nuestra denuncia y porque alguien nos hizo llegar anónimamente estos certificados, los ciudadanos no conocieran esta situación", agregó.

En este sentido, denunció que el Gobierno "mintió y engañó" al Parlamento porque cuando el PP solicitó el expediente completo sobre el edificio Lagunilla no aparecían en él las certificaciones de obra ni los pagos.

Rodríguez también lamentó que se hayan pagado 400.000 euros por el alquiler del local cuando no se habían iniciado las obras, y al mismo tiempo se diga que no hay dinero para los ganaderos. "No puede ser que digan que hay que subir los impuestos, cuando se hace esto y se intenta tapar", añadió.

Por último, ante la pregunta de si el PP se plantea querellarse también en relación a GFB, al haberse rechazado también en ese caso la comisión de investigación, Rodríguez subrayó que "lo primero" que se plantea el PP en el caso de la fábrica de fibroyeso es que el proyecto "salga adelante".