20 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

PP cree que la reforma de la Ley del Suelo persigue implantar proyectos eólicos en suelos especialmente protegidos

El PRC recalca que "jamás" podrán aprobarse PSIR en esos suelos porque la evaluación ambiental sería negativa

SANTANDER, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El diputado del PP Julio Bartolomé criticó hoy la reforma de la Ley del Suelo introducida por el Gobierno a través de la Ley de Medidas Fiscales que acompaña al presupuesto y que, a su juicio, "probablemente está encaminada" a poder instalar proyectos eólicos en suelos especialmente protegidos.

Así lo dijo durante el debate en el Pleno del Parlamento de la conocida como Ley de Acompañamiento, que quedó aprobada con el respaldo de PSOE y PRC y el voto en contra de los parlamentarios de la oposición.

Según ha denunciado el PP, la modificación de la Ley del Suelo planteada ahora supone autorizar el uso de la figura del PSIR (proyecto singular de interés regional) en suelo rústico de protección especial en municipios con planeamientos no sometidos a evaluación ambiental, y previa aprobación de un informe.

Y esto les lleva a los 'populares' a pensar que el "destino real" de esa modificación es la implantación de la energía eólica a la que, según Bartolomé, no se oponen en el PP. Lo que ocurre es que ellos son partidarios de "un desarrollo armónico de todas las fuentes de energía" y no aceptan que se haya pasado de una previsión de 300 megavatios a 1.500 MW "sin debate" alguno, mientras "se ocultan sistemáticamente" los aspectos negativos.

Frente a sus argumentos, la diputada regionalista Alodia Blanco dejó claro que "jamás" se podrá aprobar un proyecto singular de interés regional en suelos especialmente protegidos y tachó de "falacia" la idea que "intenta transmitir" el PP al respecto.

En este sentido, remitió a la redacción exacta de la modificación, según la cual, se podrá autorizar la ejecución de proyectos singulares de interés regional sólo en aquellos casos en los que la evaluación ambiental considere que en esos suelos "no debe ser exigible" su especial protección.

Según explicó Blanco, en los municipios que aún no han adaptado sus planeamientos a la Ley del Suelo sólo existen dos tipos de suelo: urbano y rústico, y todo el suelo rústico se considera de especial protección aunque en realidad no lo sea. Con esta modificación de la Ley del Suelo, si la evaluación ambiental considera que esos suelos no merecen protección especial, se podrán autorizar actuaciones con la figura del PSIR.

Además, insistió en que el Gobierno "jamás" podrá ejecutar un PSIR en suelo de especial protección, porque los PSIR también se someten a evaluación ambiental y, en ese caso, sería negativa.

OTRAS REFORMAS

Junto a la Ley del Suelo, la Ley de Acompañamiento incluye este año la reforma fiscal autonómica y modificaciones en otras áreas como el Régimen Jurídico del Gobierno y de la Administración, la Ordenación Farmacéutica, la normativa sobre Derechos o Servicios Sociales o la Entidad Pública Empresarial Puertos de Cantabria, entre otras.

De hecho, Julio Bartolomé criticó un año más la utilización de esta norma para aprobar unas modificaciones legislativas que, a su juicio, merecen una tramitación independiente. El diputado 'popular' lamentó que el Gobierno "ha aprovechado la oportunidad para reformar aspectos heterogéneos de gran calado" y eso supone "un atentado al principio de seguridad jurídica".

En cambio, Alodia Blanco defendió esta vía para reformar esos textos porque, en su opinión, se trata de una tramitación "absolutamente ordinaria", "no se hurta el debate parlamentario" y "no hay ningún problema de seguridad jurídica".

Al final, el texto quedó aprobado con los votos de PSOE y PRC. Previamente, el Pleno rechazó 18 enmiendas del Partido Popular y aprobó una enmienda transaccional sobre tasas de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad en la que llegaron a un acuerdo los tres grupos parlamentarios.