19 de mayo de 2019
23 de julio de 2010

El PRC pide que se analicen los posibles factores de riesgo de las playas del municipio

Considera necesaria una Ordenanza que regule el uso de las playas del municipio para garantizar "un uso racional" de los arenales

El PRC pide que se analicen los posibles factores de riesgo de las playas del municipio
ARCHIVO

SANTANDER, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Municipal Regionalista en el Ayuntamiento de Santander ha pedido "un mayor interés" al equipo de gobierno sobre los asuntos relacionados con la salud pública en la ciudad y, ante los acontecimientos ocurridos este verano en las playas del municipio, entiende que es "el momento de reaccionar", poner los medios y plantear medidas basadas en el estudio y análisis de lo ocurrido, "pues está en juego la salud de las personas".

La concejala regionalista Concepción Solanas ha destacado que en el PRC siempre han sido sensibles a aquellos problemas que afectan a la calidad de vida de los vecinos, y ha señalado que "es una responsabilidad política, el deber de prevenir, al objeto de evitar que las personas enfermen".

Al respecto, se ha mostrado convencida de que se pueden conjugar salud y ocio "si se hacen las cosas bien", evaluando la presencia de factores de riesgo, además de analizar los elementos de una buena señalización de los mismos, entre otras medidas, apuntó.

Para Solanas, el escenario que presentan las playas de Santander es "de un nivel de gestión débil", centrado básicamente en la limpieza y los primeros auxilios, así como en una ordenación de su funcionamiento y de las zonas de baño "ineficiente", destacando que precisamente estos espacios, las playas, "son un terreno extraordinariamente desconocido en el ámbito de la gestión".

Por ello los regionalistas han instado, vía moción, al equipo de gobierno, a la elaboración de una Ordenanza que regule la utilización y uso de las playas del municipio al objeto de garantizar "un uso racional" de los arenales; una convivencia adecuada de todas las personas usuarias; y un respeto "máximo" del medio ambiente en un entorno delicado y de especial protección, junto a una regulación de las actividades deportivas que se pueden realizar en estos espacios.

"Nuestra apuesta por Santander pasa por convertirla en una ciudad acogedora, una ciudad que apueste por la salud y oriente los esfuerzos hacia la prevención. Una ciudad moderna, una ciudad saludable, una ciudad que piensa en el bienestar de los ciudadanos debe preocuparse por la seguridad de las personas", ha concluido la edil regionalista.