18 de junio de 2019
  • Lunes, 17 de Junio
  • 23 de mayo de 2014

    El PSOE denuncia el retraso "malicioso" en la aprobación de la ordenanza de alquileres sociales

    El PSOE denuncia el retraso "malicioso" en la aprobación de la ordenanza de alquileres sociales
    PSOE

    SANTANDER, 23 May. (EUROPA PRESS) -

    La portavoz del Grupo Municipal Socialista de Santander, Judith Pérez Ezquerra, ha denunciado este viernes el retraso "malicioso" en la aprobación de la ordenanza que regulará el acceso en régimen de alquiler social a las viviendas vacías que tiene en propiedad el Ayuntamiento.

    Para la portavoz socialista, es "inadmisible e injustificable" que el equipo de Gobierno (PP), "dos meses después" de anunciar que elaboraría una ordenanza, no haya presentado ni el borrador, dado que se trata de una medida de "incalculable valor social" para las familias en situación de vulnerabilidad.

    En un comunicado, Pérez Ezquerra ha recordado que en el Pleno de marzo, a propuesta del Grupo PSOE, se aprobó por unanimidad elaborar con urgencia esta ordenanza. Sin embargo, han pasado dos meses "y ni siquiera se ha presentado un borrador".

    La edil ha recriminado a los 'populares' que "las cuestiones prioritarias las pongan a la cola de las urgencias municipales" y cree que al PP "todo lo que huele a socialista no le gusta aunque eso perjudique a los vecinos de Santander, y en este caso a los que peor están pasando la crisis económica".

    Además, Pérez Ezquerra ha cuestionado que el PP presuma de "intensa actividad" en la construcción de nuevas viviendas en la ciudad "mientras mantiene vacías desde hace años las que son de su propiedad".

    Según ha recordado, la moción socialista instaba al Ayuntamiento a poner en alquiler social cinco viviendas propiedad del Ayuntamiento, cuatro en la calle Isaac Peral y otra en la Bajada de San Juan, que se encuentran "vacías e inutilizadas" desde que se construyeron, en el año 2010, lo que supone un "derroche social y económico".

    La propuesta del PSOE trata de poner en valor los recursos municipales y, especialmente, a disposición de las familias que se encuentran en una situación "más delicada", que podrían acceder a una vivienda a unos precios más bajos que los del mercado durante un tiempo determinado.