17 de noviembre de 2019
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • 5 de abril de 2019

    Revilla asiste a demostración de fútbol en silla de ruedas y desea que sea deporte paralímpico

    Revilla asiste a demostración de fútbol en silla de ruedas y desea que sea deporte paralímpico
    GOBIERNO DE CANTABRIA

    ASTILLERO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha asistido esta tarde a una demostración de fútbol en silla de ruedas, celebrada en el pabellón de La Cantábrica de El Astillero, con el objetivo de apoyar las iniciativas a favor de las personas con discapacidad y su integración en el ámbito del deporte.

    Revilla, junto al alcalde de la localidad, Francisco Ortiz, ha presenciado la exhibición de esta disciplina, denominada A-Ball, que es la única reconocida por la Federación Española de Fútbol, y en la que han participado jugadores de las escuelas municipales, deportistas con discapacidad, peñas del Racing y distintas personalidades y jugadores.

    Entre ellos, se encontraban el jugador del Racing, Sergio Ruiz; los exfutbolistas Gonzalo Colsa y Juan Antonio Señor, y el presidente de honor del equipo racinguista, Juan Antonio Tuto Sañudo.

    En su intervención, Revilla ha destacado el ejemplo de las personas con discapacidad que practican deportes como este y que superan, a su juicio, "cualquier adversidad". Asimismo, ha apoyado la iniciativa para que el A-Ball sea reconocido como deporte paralímpico, un objetivo que impulsa el exfutbolista Fernando Giner y que tiene al cántabro, Emilio Amavisca, como el embajador nacional de la disciplina, ambos también presentes hoy en la exhibición.

    Del mismo modo, el presidente autonómico ha animado a los numerosos jóvenes asistentes a que hagan deporte, estudien y lleven hábitos de vida saludables. El acto, del que ha informado en un comunicado el Gobierno de Cantabria, ha finalizado con la entrega de diplomas a los clubes de fútbol del municipio.

    Hasta el momento, el A-Ball se encuentra en fase experimental y aspira a ser paraolímpico en el futuro, como ya sucede con el tenis y el baloncesto adaptado. Sus impulsores trabajan para que el Consejo Superior de Deportes homologue las reglas del juego, similares a las del fútbol sala.