13 de diciembre de 2019
  • Jueves, 12 de Diciembre
  • 24 de julio de 2019

    El salario bruto subió en Cantabria un 1,6% en 2018, hasta los 22.063 euros

    SANTANDER 24 (EUROPA PRESS)

    El salario bruto anual se situó en 22.063,6 euros en 2018 en Cantabria, cifra un 1,6% superior a la de 2017 y también por encima de lo que ha crecido la media nacional, un 0,9%, según la Encuesta Anual de Coste Laboral elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

    Pese a esta subida superior a la media, el salario bruto anual en Cantabria es 939 euros inferior al del conjunto de España, que el año pasado ascendió a 23.003 euros, y es el séptimo más elevado por comunidades.

    Por su parte, el coste laboral neto que tuvieron que pagar las empresas por cada trabajador en la región ascendió a 29.653,7 euros en 2018, el séptimo más elevado por comunidades pero 1.229 euros inferior al medio en España, que fue de 30.883 euros.

    Esta cifra supone un incremento del 1,5% con respecto al año precedente, por encima de la media (1,1%), y la octava subida más elevada.

    Por su parte, el coste no salarial ascendió a 7.590 euros en Cantabria, un 1% más, en este caso la mitad de lo que subió la media nacional (2%).

    El coste laboral bruto en Cantabria ascendió a 29.888,5 euros en Cantabria, lo que supone 1.197,5 euros menos que el medio (31.086 euros), del que 22.064 fue para sueldos y salarios, 7.070 para cotizaciones obligatorias, 128,2 para cotizaciones voluntarias, 234 para prestaciones sociales directas y 392 para otros. Las subvenciones y deducciones por trabajador ascendieron a 235 euros.

    DATOS NACIONALES

    En España, el salario bruto anual se situó en 23.003,2 euros en 2018, cifra un 0,9% superior a la de 2017. El coste neto que tuvieron que pagar las empresas por cada trabajador ascendió a 30.883,4 euros en 2018, un 1,1% más que en el año precedente.

    Si se tienen en cuenta las subvenciones y deducciones públicas, que ascendieron a 202,3 euros, el coste bruto por trabajador alcanzó los 31.085,7 euros el año pasado, con un avance anual también del 1,1% respecto al ejercicio 2017.

    El 74% del coste bruto lo constituyeron sueldos y salarios, mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social, que ascendieron a 7.187,4 euros por trabajador, representaron el 23,1% del total. De este modo, salarios y cotizaciones supusieron el 97,1% del coste bruto.

    Además de estas partidas, casi 412 euros anuales se destinaron a beneficios sociales por trabajador (cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones, prestaciones complementarias a la Seguridad Social, etc.); 208,69 euros a otros gastos derivados del trabajo (indemnizaciones por fin de contrato, ropa de trabajo, transporte, etc.); 192,1 euros a indemnizaciones por despido, y 82,3 euros a formación profesional.

    En 2018, el 94,1% de los empresas regulaban sus condiciones laborales mediante convenio colectivo, con efectos sobre el 88,2% de los trabajadores, cifras similares a las de 2017.

    El 2,1% de los centros de trabajo con convenio, representativos del 3,8% de los trabajadores, vieron modificadas sus condiciones de trabajo durante el año pasado. Tanto el porcentaje de centros que modificaron las condiciones de trabajo como el de trabajadores afectados subió ligeramente respecto al año 2017.

    Para leer más