10 de diciembre de 2019
  • Lunes, 9 de Diciembre
  • Domingo, 8 de Diciembre
  • 14 de diciembre de 2009

    Sanción de 5.000 euros a una promotora que vendió una vivienda con humedades

    Aunque la empresa no construyó la casa es la responsable de su estado al venderla

    SANTANDER, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La Consejería de Economía y Hacienda del Gobierno de Cantabria ha impuesto una sanción de 5.000 euros a una promotora inmobiliaria que vendió una vivienda en la que aparecieron manchas de humedad y moho.

    La resolución, consultada por Europa Press, y contra la que cabe interponer recurso de alzada ante el Consejo de Gobierno, señala que aunque la empresa sancionada no es la que edificó la vivienda, es la responsable de haberla vendido con los defectos apreciados.

    Según consta en la notificación de la sanción, la firma inculpada vendió, en enero de 2008, a través de su administrador único y mediante la correspondiente escritura pública, una vivienda dúplex de nueva planta, junto con una plaza de garaje, integrante del conjunto urbanístico denominado 'El Mirador', situado en el Barrio El Pozo de Boo de Piélagos. El precio de venta ascendió a 171.288,45 euros, más el IVA correspondiente.

    En abril del mismo año, sus propietarios denunciaron la existencia en el inmueble de defectos imputables al proceso constructivo, que la Inspección de Consumo constató en un informe y que consistían en manchas de humedad de entre uno a dos metros en el salón y en las habitaciones orientadas al norte y suroeste y en las proximidades de dos de las ventanas, estas últimas con manchas de moho, así como en el tabique interior situado en el vestíbulo, coincidiendo con la canalización de las comunicaciones de la vivienda. Igualmente se apreciaron manchas de moho en uno de los rodapiés

    La resolución recoge que aunque la empresa inculpada realizó distintos trabajos de subsanación, algunas de las humedades han vuelto a reproducirse, y considera que la promotora ha infringido la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y la de Ordenación de la Edificación, calificando los hechos como constitutivos de una infracción administrativa grave en materia de protección al consumidor, por fraude en la garantía de reparación de bienes de naturaleza duradera.

    La resolución expone que, la Ley de Defensa de los Consumidores estipula que, al adquirir una vivienda, el consumidor está en su derecho de exigir que le sea entregada sin ningún tipo de deficiencia, y destaca, ante las alegaciones de la sancionada, que fue la firma imputada la que vendió la casa y con la que contrató el consumidor, por lo que el expediente sancionador se dirige contra dicha empresa, con independencia de las acciones que en vía civil pueda ejercitar la promotora y de la posibilidad de repercutir contra la empresa constructora la imposición de la sanción.