24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 17 de agosto de 2009

    Un total de 8.269 cántabros están recibiendo prestaciones de la Ley de Dependencia, el triple que hace un año

    Cantabria es la sexta comunidad con mayor número de solicitudes presentadas, un total de 19.174

    SANTANDER, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 8.269 cántabros están recibiendo prestaciones de la Ley de Dependencia, lo que supone que en un año se han triplicado los beneficiarios, según datos facilitados hoy por la vicepresidenta y consejera de Empleo y Bienestar Social de Cantabria, Dolores Gorostiaga.

    Gorostiaga, que participó en una rueda de prensa en la Universidad Internacional Méndez Pelayo (UIMP) con motivo de la inauguración del encuentro 'Género, envejecimiento y autonomía personal', junto con la directora general del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), Pilar Rodríguez, informó que a fecha 31 de julio, se habían recibido en la región 19.174 solicitudes de valoración de reconocimiento de dependencia, lo que supone que tres de cada cien cántabros han solicitado este tipo de servicios.

    El hecho de que el 3,3 por ciento de la población cántabra haya presentado solicitud para beneficiarse de la Ley de Dependencia convierte a la región en la sexta de España con más solicitudes presentadas.

    Se han valorado un total de 17.000 solicitudes (el 89% de las presentadas) de las que el 78 por ciento tiene derecho a prestación (grados 2 y 3), y actualmente la están recibiendo 8.269 personas, el triple que hace un año, cuando los beneficiarios ascendían a 2.500.

    La vicepresidenta subrayó que "no ha sido fácil" para una comunidad como Cantabria multiplicar por tres el número de usuarios en un año, y además "en el año más duro de la crisis", pero se ha conseguido, señaló, gracias al trabajo de los profesionales de los Servicios Sociales y de los centros de Atención Primaria, y al "compromiso" del Gobierno.

    Además, apuntó que, superados los dos años y medio desde que se aprobó la Ley de Dependencia, la realidad confirma que la creación del sistema público de atención a la dependencia era "una necesidad para atender a una demanda mucho más intensa de la que pensábamos". De hecho, indicó, las previsiones contempladas en el Libro Blanco de la Dependencia "se han quedado cortas", lo que demuestra que la dependencia y la falta de autonomía personal "era y es un problema para más ciudadanos, para más familias, de las que pensábamos".

    Finalmente, Gorostiaga recordó que hace "poco tiempo" la atención a la dependencia "dependía" de la voluntad política", pero ahora es "un derecho establecido por una ley", aunque, señaló, "sigue dependiendo de la voluntad política de quien maneja el presupuesto porque los presupuestos para dependencia no son iguales en todas las comunidades".