23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 6 de julio de 2009

    Tráfico realizará 15.000 pruebas de alcoholemia a conductores en Cantabria desde hoy al 19 de julio

    Los controles se intensificarán tanto en las autovías como en las carreteras regionales y locales

    SANTANDER, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil de Tráfico de Cantabria va a intensificar los controles de alcoholemia desde hoy hasta el 19 de julio, coincidiendo con las vacaciones de verano. En total, está previsto realizar 15.000 pruebas a conductores, tanto en autovías como en carreteras regionales y locales, especialmente en las zonas de más circulación, como las de acceso a los núcleos urbanos de Santander y Torrelavega, así como a las turísticas y de playa.

    En el dispositivo participan la Jefatura Provincial de Tráfico y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, con la colaboración de las policías locales de los más importantes ayuntamientos de la región, y el objetivo es concienciar a los conductores sobre los efectos del consumo de alcohol, informó la Delegación del Gobierno en Cantabria.

    En un comunicado, el delegado, Agustín Ibáñez, señaló que "no puede haber excepciones a esta norma, ni relajarse en tiempos de vacaciones", y recordó que el alcohol en la conducción es un factor de riesgo que provoca casi el 30% de las víctimas mortales por accidentes de tráfico en España.

    Con el fin de que esta campaña adquiera mayor significado e importancia, de nuevo se cuenta con la colaboración de los ayuntamientos y sus policías locales, que durante estas dos semanas también van a intensificar los controles de alcoholemia dentro de sus territorios.

    De esta manera, se pretende que en ninguna zona exista "impunidad" para los conductores que no respeten las normas y conduzcan habiendo consumido alcohol por encima de la tasa permitida.

    Los agentes locales de Santander, Torrelavega, Castro Urdiales, Camargo, Laredo, Cabezón y muchos otros municipios de la región tienen en su poder etilómetros cedidos por la Jefatura Provincial de Tráfico para que puedan realizar más pruebas de alcoholemia en sus municipios.

    PENA DE PRISIÓN

    La Delegación del Gobierno recordó que el Código Penal castiga con pena de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho de conducir por más de un año, y hasta cuatro, a quienes tengan una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos o una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

    Ibáñez señaló que en muchos momentos el consumo de alcohol está incorporado a las relaciones sociales, en especial durante las vacaciones, por lo que es necesario que toda la sociedad se implique para que nadie conduzca después de haber bebido, ya que "por poco alcohol que se consuma la capacidad al volante se ve afectada y las posibilidades de tener un accidente son mucho mayores".

    El año pasado hubo 1.929 accidentes mortales en las carreteras españolas, que provocaron la muerte de 2.181 personas y heridas graves a otras 1.804. En casi un tercio de esos siniestros mortales, el alcohol intervino como factor de riesgo. Según la Delegación, sin la presencia de alcohol en esos conductores se hubiera evitado la muerte de unas 700 personas en todo el país.