18 de octubre de 2019
9 de julio de 2008

UIMP.- La economía española mantuvo su dinamismo en 2007, pero "empezaron a vibrar señales de alarma", según el CES

El presidente del CES confía en "superar la imagen del ladrillo" e insta a apostar por educación y capital humano, "con o sin crisis"

SANTANDER, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

La economía española se mantuvo en 2007 entre las "más dinámicas de su entorno", con un crecimiento de nueve décimas por encima de la media europea, si bien ya entonces "empezaron a vibrar señales de alarma", según el Consejo Económico y Social (CES).

El presidente del CES, Marcos Peña, presentó hoy en rueda de prensa la Memoria de 2007 sobre la situación socioeconómica y laboral elaborado por este órgano en el que se integran representantes de las organizaciones empresariales, sindicales y del tercer sector.

No obstante, Peña, que participa en el encuentro 'La situación económica y laboral en España. Factores de crecimiento económico y de cohesión social en un nuevo escenario' dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), matizó que las dimensiones de la crisis han "sorprendido".

El presidente del CES enfatizó que, "sobre todo", lo más "preocupante" es la situación de "incertidumbre". "Por mucho que hablen los analistas, todos somos conscientes de que no sabemos las dimensiones y la permanencia" del actual contexto.

Sin embargo, Peña señaló que "con o sin crisis", en la situación económica hay que "insistir" en un tipo de política "irrenunciable", consistente en la promoción de políticas estructurales y en la inversión en capital humano y tecnología, sobre todo en la Educación y la investigación y el desarrollo.

Sobre la educación, lamentó que esta "política de empresa por antonomasia está mal", con una serie de indicadores que producen "pesadumbre y desconcierto", como la "reducida" presencia en carreras técnicas o en la formación profesional.

Así, detalló que las mayores tasas de crecimiento en la economía espalda se producen, por este orden, en las tecnologías de la información y el conocimiento, la biotecnología, las energías renovables y las industrias aeronáuticas y aeroespacial, que crecieron de media en torno al 19%.

Además, aseguró que distintas previsiones estiman que, de continuar este ritmo de crecimiento, la participación de estos sectores en el Producto Interior Bruto (PIB) para el año 2012 será del 15%, la misma cifra que representan en la actualidad la construcción y la hostelería.

"La imagen del ladrillo español debe ser superada por la imagen que todos esperamos", aseveró, y admitió que "España está haciendo un esfuerzo", cuyos resultados "tardarán en producirse".

MERCADO DE TRABAJO Y ESTATUTOS.

La memoria del CES apunta que las previsiones para el crecimiento del mercado de trabajo son de un 1%, cercanas a la de la Unión Europea, pero que en 2007 se empezaron a percibir los efectos "casi devastadores" sobre la población inmigrante.

También valoró que se ha conseguido "romper" la "barrera" del empleo temporal con una reducción de estos indicadores, gracias a los acuerdos alcanzados entre los agentes sociales, algo que también ha permitido, añadió, el acuerdo sobre la siniestralidad, que se redujo en un 15%.

Igualmente, reclamó que los procesos de financiación autonómica se desarrollen mediante un "acuerdo multilateral", con el que se "garantice la cohesión" en el conjunto del territorio de todo el país.

En cuanto a la calidad de vida, recordó que España ocupó el 13º puesto dentro del Indicador de Desarrollo Humano de la ONU, una posición "razonable", y lamentó que la pobreza afecte sobre todo a las mujeres, niños y ancianos, que denominó "trío de la miseria"

PANORAMA GLOBAL.

La memoria del CES describe un panorama global en el que, en el ámbito internacional, se produce una "ausencia de vigilancia de los riesgos financieros" al que atribuyó el origen de la crisis de las 'subprime', si bien Peña matizó que el problema es "más profundo y complejo".

En el apartado europeo, consideró que los elementos decisorios son "mejorables", y lamentó que la "voz europea se fragmente". Además, instó al Banco Central Europeo (BCE) a que en sus políticas "compatibilice" las que tienden a la estabilidad con las que apuesten por el crecimiento.

En el caso español, el CES entiende que el superávit público ofrece "margen de maniobra" para desarrollar medidas de política fiscal, y también que las entidades de depósitos cerraron el ejercicio 2007 con un crecimiento de sus resultados netos, "confirmando una escasa exposición directa a los riesgos relacionados con las turbulencias financieras", y que permitirían a las entidades españolas hacer frente a los retos de la crisis.