15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 19 de septiembre de 2009

    Van den Eynde (PP) cree que abolir la prostitución haría la actividad más clandestina y perjudicaría a las víctimas

    SANTANDER, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El coordinador de Comunicación del Partido Popular de Cantabria y diputado regional, Eduardo Van den Eynde, considera que abolir la prostitución es una "utopía" y una opción "irreal" que haría la actividad "aún más clandestina" y, en consecuencia, perjudicaría a las víctimas.

    En una entrada en su blog (www.uncantabroheterodoxo.wordpress.com) recogida por Europa Press, Van den Eynde, quien precisa que es su opinión personal y no la de su formación política, explica que en el debate sobre la prostitución existen, "simplificando", dos posturas, las que pretenden su abolición y las que defienden su regulación, como una actividad laboral más.

    Van den Eynde opina que "abolir es una utopía" ya que, "cuando existe una fuerte demanda de un producto, los mecanismos de represión contra su oferta favorecen a las mafias". De esta manera, "siempre hay organizaciones sin escrúpulos dispuestas a asumir el riesgo".

    Así, la represión "retroalimenta el problema" y genera "más incentivos, en forma de beneficios", a los criminales, que estarán dispuestos a "comprar voluntades y realizar todo tipo de actos repugnantes, desde la extorsión hasta el secuestro", porque "si algo sobre en este mundo es miseria y, por tanto, posibilidades de reclutar carne de cañón con la que abastecer estas organizaciones delictivas".

    En consecuencia, si se abole, se "pierde capacidad de proteger a las víctimas". "La prostitución va a seguir existiendo, de eso que a nadie le quepa la menor duda", enfatiza.

    El diputado señala que la prostitución no es "en absoluto" una práctica minoritaria, remitiéndose a los anuncios de prensa y la "proliferación" de clubs, que evidencia una "enorme demanda", cuya oferta está, "básicamente", bajo el "control" de organizaciones criminales, a las que beneficiaría la represión de esta actividad.

    El 'blogger' piensa que la otra opción es la actual: "mirar hacia otro lado y dejar que este sector se autorregule como lo hace hasta ahora, es decir, pisoteando los derechos y hasta la vida de millones de mujeres en el mundo".

    Según él, la mayoría de los países han adoptado una "actitud permisiva" que se puede definir como "alegalidad", y sólo unos pocos países, en el mundo desarrollado, "se han atreviado a afrontar la situación dotándose de una normativa que protege a quienes se dedican a la prostitución y penaliza las prácticas deleictivas".

    Van den Eynde apunta que hay una "tercera vía" y critica que la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, "está por prohibir los anuncios de contactos en la prensa, porque 'son de muy mal gusto". "Eso se llama 'coger el toro por los cuernos'", señala el parlamentario.