21 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

La Vicepresidenta anuncia la creación de un nuevo acogimiento residencial para menores extranjeros no acompañados

SANTANDER, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Vicepresidenta y consejera de Empleo y Bienestar Social, Dolores Gorostiaga, anunció hoy la apertura de una nueva residencia en Cantabria para aquellos menores extranjeros que no están acompañados por sus familias o cuidadores.

La consejera hizo este anuncio durante la reunión mantenida esta mañana con el gerente de la Fundación Cántabra para la Salud y el Bienestar Social, Miguel Ángel Cavia, y el presidente de la Asociación Evangélica 'Nueva Vida', Julio García Celorio.

La consejera calificó de "indispensable en estos momentos" este nuevo dispositivo de acogimiento, necesario para prestar una "adecuada atención" a estos menores que se encuentran en una situación de "especial desprotección".

Gorostiaga aseguró que este centro viene "perfectamente entroncado" con las necesidades "más inmediatas" del Servicio de Atención a la Infancia, el cual depende de la Dirección General de Servicios Sociales.

La titular de Empleo y Bienestar Social explicó que el nuevo servicio de primera acogida para estos menores dispondrá de un total de 20 plazas, que complementarán a las otras 20 plazas ya existentes en otro centro de similares características, del que dispone la Asociación 'Nueva Vida'.

MUJER.

Dolores Gorostiaga informó además que durante la reunión no sólo se ha ampliado este nuevo acuerdo, sino que se ha renovado el ya existente entre ambas entidades, en materia de acogida para mujeres víctimas de la explotación sexual.

La Fundación Cántabra para la Salud y el Bienestar Social y la Asociación 'Nueva Vida' han acordado mantener la colaboración en la gestión de un piso de acogida en nuestra Comunidad.

La casa de acogida cuenta con una capacidad para seis mujeres, que tendrán una estancia de carácter temporal, y podrán acudir por ser víctimas de la explotación sexual, o bien mujeres que están atravesando un periodo de grave exclusión social, ya sean víctimas de los malos tratos, o vivan circunstancias de especial vulnerabilidad.