19 de noviembre de 2019
  • Lunes, 18 de Noviembre
  • 19 de octubre de 2019

    Apit ofrece rutas guiadas para sufragar la restauración de la iglesia de Santa Eulalia

    Apit ofrece rutas guiadas para sufragar la restauración de la iglesia de Santa Eulalia
    Visitas guíadas a Santa EulaliaAPIT

    TOLEDO, (EUROPA PRESS)

    Este fin de semana han comenzado las visitas guiadas para sufragar los trabajos de restauración y catalogación de la iglesia mozárabe de Santa Eulalia, situada en la Plaza de Santa Eulalia de Toledo.

    Según la información recabada por Europa Press, las primeras visitas comenzaron este viernes y se prolongarán hasta el domingo. Los encargados de realizarlas serán guías oficiales de la Asociación Profesional de Guías de Turismo de Castilla-La Mancha (Apit), que harán más pases en próximas fechas.

    Para poder participar en las visitas, cuyas plazas son limitadas, es necesario un donativo mínimo de 3 euros. Las reservas pueden hacerse en los teléfonos 657357762 y 687531608.

    Lo recaudado será entregado íntegramente a la continuación de las obras de restauración de Santa Eulalia ante la falta de financiación de los arqueólogos y restauradores, que se han visto abocados a pedir la colaboración de Apit para obtener dinero que les permita continuar las obras.

    Esta parroquia es una de las seis que aún existen en la actualidad en Toledo --junto a San Torcuato, San Marcos, San Lucas, San Sebastián y Santas Justa y Rufina-- que mantuvieron el rito mozárabe tras la reconquista de la ciudad.

    EL RITO MOZÁRABE

    El rito mozárabe, suprimido a instancias del Papa Gregorio VII en 1080, pervivió en las parroquias Mozárabes de Toledo todavía bajo dominio musulmán y una vez efectuada la Reconquista, en 1085, se planteó el problema de la sustitución de este rito para los fieles de la Mozarabía toledana.

    La solución de compromiso fue que se mantuviera este rito ancestral para los mozárabes agrupados en esas seis parroquias, mientras que las parroquias creadas para los nuevos pobladores castellanos y francos, seguirían el rito romano, lo mismo que el restaurado Cabildo Catedralicio.

    Fue el cardenal Cisneros, el que consciente del patrimonio teológico, litúrgico y cultural del rito mozárabe que se mantenía aún vivo en las citadas parroquias toledanas y para asegurar su permanencia, editó en 1500 el Misal y fundó la Capilla del Corpus Christi en la Catedral Primada de Toledo, para que en ella se celebrara la misa y el oficio según aquella liturgia.

    Rito que ha perdurado hasta nuestros días gracias a la Capilla Mozárabe de la Catedral de Toledo y a las familias mozárabes, descendientes de aquellos que, en medio de los musulmanes, mantuvieron su fidelidad a la fe expresada en su rito propio y peculiar.