23 de agosto de 2019
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 18 de julio de 2009

    Aumentan las consultas sobre cistitis en las farmacias de la provincia de Toledo, según un estudio

    Con la llegada del verano y las primeras visitas a la piscina, la aparición de infecciones urinarias en la mujer se hace más habitual

    TOLEDO, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Las farmacias de Toledo están experimentando este verano un aumento de consultas sobre la cistitis, por ello, Arkopharma ha puesto en marcha una iniciativa de información sobre plantas medicinales para tratar la cistitis 'Infocistitis' en todas aquellas farmacias de la provincia de Toledo que lo deseen.

    Según informó Arkopharma en un comunicado, estos establecimientos podrán contar con el apoyo de especialistas en fitoterapia (ciencia que estudia la utilización de las plantas con finalidad terapéutica) para aconsejar a los ciudadanos sobre los beneficios de plantas medicinales como el cranberry.

    Se calcula que más de 165.000 toledanas han sufrido cistitis a lo largo de su vida, episodios que aumentan en los meses de verano, sobre todo entre las mujeres. Según el informe sobre la Tendencia al Consumo de Plantas Medicinales en cistitis realizado por INFITO (Centro de Investigación sobre Fitoterapia), un 60 por ciento de los manchegos estarían dispuestos a utilizar plantas medicinales, como el cranberry, en caso de sufrir cistitis.

    Según un estudio de la Fundación Cochrane, el cranberry reduce a la mitad los episodios de cistitis a lo largo de un año, y es que "el cranberry se recomienda como una alternativa natural, eficaz y segura para prevenir y tratar las infecciones urinarias", según Vanessa Sánchez Laosa, experta en fitoterapia.

    La cistitis es más común entre el género femenino por factores anatómicos, pues el tamaño de su uretra es menor que la de los hombres y las bacterias acceden con más facilidad a las vías urinarias.

    Algunas de las razones del aumento de esta infección están relacionadas con frecuencia con la humedad del bañador, o el cambio de temperatura existente entre el agua y el exterior; lo que produce enfriamientos bruscos que afectan al vientre y la zona vaginal.

    Sin embargo, existen otros factores que también favorecen su aparición como la genética, los hábitos de higiene, y los cambios climáticos, especialmente los ambientes fríos y húmedos, tan propicios en esta época del año.

    La causa inmediata de la cistitis es la inflamación de la vejiga, lo que conlleva a padecer diferentes síntomas como presión en la parte inferior de la pelvis, dolor o escozor miccional, necesidad frecuente de orinar, orinas turbias y de color intenso y en ocasiones sangre en la orina. Según los expertos, en el 90 por ciento de los casos la cistitis es causada por la bacteria Escherichia coli.

    EL CRANBERRY: UNA ALTERNATIVA SEGURA

    "El cranberry posee proantocianidinas, flavonoides que impiden que esta bacteria se adhiera a las paredes de las vías urinarias", según explica Vanessa Sánchez. Otra investigación de la Universidad Ulleval de Oslo concluye que el cranberry sirve tanto para prevenir como para tratar los episodios de cistitis.

    De hecho y según estudios publicados por la Harvard Medical School de Boston, el cranberry puede reducir en un año a la mitad los riesgos de repetición de infecciones urinarias.

    Diferentes investigaciones han puesto de manifiesto que el efecto antiadherente de las proantocianidinas del cranberry se produce cuatro horas después de su consumo, mientras que el mayor efecto se inicia pasadas ocho horas.

    Entre las siguientes doce a veinticuatro horas es cuando se forma la protección. "Por esta razón, puede conseguirse una protección estable, segura y duradera espaciando la ingestión diaria y consumiendo cranberry por la mañana y por la noche", determinó la experta Vanessa Sánchez.