5 de marzo de 2021
23 de octubre de 2014

Ávila acepta la decisión de la fiscalía de archivar el caso Termalia pero dice que Cuenca sigue teniendo un problema

CUENCA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Cuenca, Juan Ávila, ha asegurado que acepta la decisión del Fiscal Jefe de archivar el 'caso Termalia', admitiendo que es a la fiscalía a quien corresponde decidir si se cumple o no la ley, pero recuerda que eso significa que Francisco Javier Pulido no tiene un problema personalmente con la empresa que gestiona Termalia, y ha recordado, "Cuenca sí lo tiene, porque aquella sigue solicitándole seis millones de euros".

En declaraciones a la prensa tras conocer la decisión, Ávila ha explicado que la "postura del Ayuntamiento sigue siendo la misma", pues, ha añadido, "la empresa sigue pidiéndole que le pague seis millones de euros en diez años y esta ciudad tiene un problema de seis millones de euros en la mesa porque Pulido firmó un documento secreto".

Así, ha advertido, cuando la Junta de Gobierno decidió poner en conocimiento del fiscal la petición de la empresa, "por un documento que firmó el anterior alcalde, no fue a partir de una valoración política.

A su juicio no tiene nada que ver con disputas políticas ni planteamientos de revancha política", ha defendido, "sino porque la Secretaría General y la Intervención General de Fondos indicaban que debíamos enviarlo" a la Fiscalía "por si era constitutivo de algún delito", insistiendo en que se hizo "por una cuestión jurídica que nos señalan nuestros técnicos, no hay ofensiva política de ningún tipo".

No obstante, ha aclarado, "Pulido y el grupo popular nos tienen que decir qué piensan al respecto, si creen que debemos ceder a la petición de la empresa o no", ya que, ha especificado, "cuando se votó en el pleno de diciembre de 2012, se abstuvieron". Su equipo de gobierno, ha señalado, "cree que no debe pagar, así lo apoyan los técnicos y no vamos a pagar", pero, se ha preguntado, "qué cree el PP", sobre todo si la empresa "se escudase en que el Ayuntamiento no paga para plantear, directa o indirectamente, un posible cierre".

Por ello, ha reflexionado, "Pulido debe dar explicaciones políticas a la ciudad y decir si pensaba pasarlo por pleno y por qué no lo pasó", porque, ha concluido, "quien sí tiene un problema porque él firmó un documento es Cuenca".

Un documento, ha reiterado, "que Pulido firmó y no dice por qué lo hizo ni qué intenciones tenía", pero, en cualquier caso, ha subrayado, "por el que se comprometía y, con él, según Termalia, al Ayuntamiento y a todos los conquenses, a pagar los seis millones en diez años".

NO VA A PEDIR PEDDÓN

Tras asegurar que no va a pedir perdón por "defender los intereses de los conquenses", Ávila ha afirmado que "nadie ha faltado a la honorabilidad" del anterior alcalde, asegurando que no ha habido en la actuación del equipo de gobierno actual "ninguna falta de respeto, lo hemos hecho así por respeto a la legalidad".

A partir de este nuevo escenario, ha abundado Ávila, "lo que vaya a hacer Termalia no lo sé, pero imagino que va a haber problemas y por eso el PP debe explicar su postura al respecto".

SATISFACCIÓN DEL PP

El portavoz del grupo municipal del PP, Pedro J. García Hidalgo, ha mostrado su satisfacción por una decisión que, a su entender, "ratifica que no había ninguna actuación delictiva por parte del exalcalde" y, ha añadido, "para tener validez, tendría que ser elevado a pleno y estaba ratificado en las hipotecas tanto por el PP como por el PSOE", por lo que, ha remarcado, "ahora quien tiene que dar explicaciones son Ávila y García".

En este sentido, ha recordado, Francisco Javier Pulido "ha pedido la dimisión de ambos, y yo sé que no lo van a hacer y casi estoy contento de que no lo hagan", pidiendo "al alcalde que hable mucho y que saque a hablar a la portavoz" porque, ha dicho, "cada vez que hablan, sube nuestra intención de voto", admitiendo que lo único que espera de ellos es "una rectificación y una petición de disculpas".

En cuanto a la exigencia de la empresa, García Hidalgo ha reiterado, respecto al documento al que remite la misma, que el pleno de la corporación municipal "lo declaró nulo de pleno derecho, por lo que es como si no existiera". En esta línea ha aseverado, "no es cuestión de ser partidarios de pagar o no, es que el acuerdo ya no existe", explicando que lo que debe hacer Ávila es "no excusarse en la gestión del equipo de gobierno anterior y trabajar por que esa magnífica instalación siga funcionando".

Para leer más