21 de mayo de 2019
25 de mayo de 2008

Cañizares pide respeto para la libertad religiosa tras las burlas y blasfemias de la cabalgata celebrada ayer en Toledo

TOLEDO, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Toledo y Primado de España, monseñor Antonio Cañizares, pidió hoy "que se respete la auténtica libertad religiosa" y criticó el "escarnio", la burla y "los verdaderos sarcasmos y verdaderas blasfemias" con las que una cabalgata celebrada ayer en la capital regional intentó "agredir la fiesta del cuerpo de Cristo".

Durante la homilía de la Santa Misa celebrada en la Catedral Primada con motivo de la Solemnidad del Corpus Christi, el cardenal se refirió así a la cabalgata que ayer representó por las calles de la ciudad la compañía Morboria Teatro.

"Pedimos perdón por los que ayer ultrajaron el cuerpo de Cristo", aseveró monseñor Cañizares, quien agregó que esta fiesta y lo que significa "son más grandes que ese rebajamiento y ese tirarse por los suelos que supone tanto escarnio" como el que se vio ayer. "Perdónales porque no saben lo que hacen", añadió.

En este punto, demandó respeto para la libertad religiosa, convencido de que "son muchos los insultos, los agravios, son muchas las ofensas que está recibiendo la iglesia ante la pasividad de tantos y no puede continuar esta situación".

Según dijo, estas palabras no esconden "acritud" y responden al hecho de que "queremos a España y queremos a Toledo y ayer era agredida en su corazón con los insultos".

A la Santa Misa en la que el cardenal arzobispo de Toledo se expresó así, asistió la Corporación municipal, encabezada por el alcalde, Emiliano García-Page. Precisamente, el espectáculo criticado por monseñor Antonio Cañizares formaba parte de la programación organizada por la Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de la capital con motivo del Corpus Christi.

Sobre este asunto, la presidenta regional del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, que presenció la procesión desde los balcones de la Delegación del Gobierno, manifestó, a preguntas de los periodistas, que cualquier agresión contra un credo, sea el que sea, "es digno de crítica".