2 de diciembre de 2020
23 de septiembre de 2006

El cardiólogo Valentín Fuster apuesta por la prevención para luchar contra las enfermedades cardiovasculares

TOLEDO, 23 Sep. (EUROPA PRESS)

El cardiólogo y Premio Príncipe de Asturias de Investigación, Valentín Fuster, apostó hoy por la prevención como forma de lucha contra las enfermedades cardiovasculares, la causa de muerte número uno en el mundo, cuya tasa de mortalidad es la misma que hace 20 años pese a aparecer seis años más tarde, "por lo cual tenemos que hacer todo lo que podamos para dar pasos adelante para prevenirla".

Esto motiva que aumente el número de ingresos hospitalarios, lo que hace que esta enfermedad sea muy cara, declaró Fuster, a preguntas de los medios en la clausura de la cuarta Reunión Cardiológica Toledo-Massachussets, a la que acudió acompañado del consejero de Sanidad, Roberto Sabrido, y que ha congregado durante tres días a prestigiosos cardiólogos con el objetivo de discutir las mejores estrategias de tratamiento diagnóstico y terapéutico de pacientes cardiovasculares complejos.

Fuster clausuró con su ponencia "Avances en el diagnóstico de la enfermedad coronaria y del tromboembolismo pulmonar" esta jornada, en la que participaron profesionales del Hospital Virgen de la Salud de Toledo y del Massachussets General Hospital de Boston, dirigida por el jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Virgen de la Salud, Luis Rodríguez Padial, y el jefe del Cardiat Unit del Massachussets General Hospital, Igor F. Palacios.

Según explicó el doctor Fuster en su ponencia, en la prevención de la enfermedades del corazón desde 2005 y hasta el año 2015, habrá tres procesos de defensa: la estimulación médica de células óseas, que paralizan los daños que factores como el tabaquismo o el colesterol producen en la capa protectora del corazón; el tratamiento con Simvastatina, que hace que la arteria reduzca la inflamación producida por una hemorragia que podría producir el infarto de miocardio; y el Atavastatina, que evita la ruptura de la capa elástica interna de las arterias coronarias y reduzcan el colesterol.

QUIÉNES ENFERMARÁN.

"El reto está en saber quiénes y en qué medida" enfermarán, señaló Fuster, que explicó que se apuesta por técnicas de prevención que están entrando en el proceso inflamatorio del corazón en estructura y actividad, así como el tratamiento de enfermos de alto riesgo directamente en ambulancia con una sola píldora, reduciendo a la mitad el tiempo que se tarda en recibir atención médica, y la distribución de una píldora para los enfermos crónicos que supondrá un 75% menos de coste, y que a finales de 2009 o principios de 2010 ya se distribuirá en España, China y los países del Este.

Finalmente, el cardiólogo destacó la labor de prevención como fundamental, principalmente en los niños de entre 5 y 10 años porque son los que mejores conductas aprenden e, incluso, influyen en sus padres.

Ejemplo de ello es el proyecto que se iniciará el próximo mes de noviembre en Nueva Delhi con niños y jóvenes para tratar de influir en la sociedad, mientras que The Granada Heart Proyect es un programa que pretende conocer la cultura de la isla y hacer un trabajo comunitario puesto que los adultos necesitan ser apoyados por el resto de la sociedad.

En este sentido, Fuster resaltó la necesidad de crear leyes "que no van en contra de la democracia, van en este caso a favor de la salud" que obliguen a adoptar hábitos saludables, dado que los adultos no cambian fácilmente sus conductas. "Si cada uno de nosotros nos cuidáramos de otro y tuviéramos coraje, todo cambiaría", concluyó.