7 de abril de 2020
20 de diciembre de 2008

Castilla-La Mancha dispondrá en 2009 de un registro de casos de diabetes tipo I en menores de 15 años

TOLEDO, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Salud y Bienestar Social, en colaboración con el Servicio de Regional Salud y la Fundación de Castilla-La Mancha para la Diabetes (Fucamdi), creará en 2009 un registro de casos de diabetes tipo I en menores de 15 años de edad.

La diabetes tipo I, que aparece habitualmente en la infancia o la juventud, se caracteriza porque el paciente necesita para su tratamiento el uso de insulina desde que se le diagnostica la enfermedad, informó la Junta en nota de prensa.

Este fue uno de los acuerdos alcanzados en la reunión del Patronato de Fucamdi que ha presidido el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata. Durante la sesión, se dieron a conocer los resultados de la actividad de esta entidad en 2008 y los planes de actuación para el año que viene.

Con este registro, que dependerá de la Dirección General de Salud Pública, se pretende conocer la incidencia real de la diabetes tipo I en este grupo de la población a fin de adecuar los recursos sociosanitarios a las necesidades de estos pacientes crónicos.

Su creación es una de las actuaciones recogidas en el Plan Integral de Diabetes de Castilla-La Mancha 2007-2010, que desarrolla la Consejería de Salud y Bienestar Social, y se unirá al estudio epidemiológico sobre la prevalencia de la diabetes en la comunidad autónoma que ha llevado a cabo este año Fucamdi, en colaboración con la Dirección General de Salud Pública y el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.

Según ese estudio, el 7% de la población castellano-manchega de 30 o más años de edad desconoce que padece diabetes (diabetes oculta), y la diabetes conocida, es decir diagnosticada, tiene una prevalencia en la región del 10% en ese grupo de edad.

NUEVO IMPULSO

En el Patronato se acordó también impulsar el año que viene actividades orientadas a la educación sanitaria al enfermo diabético y a su entorno familiar para prevenir complicaciones asociadas a la diabetes y conseguir un mejor control de la enfermedad; se desarrollarán cursos y seminarios formativos para profesionales sanitarios y estudiantes de titulaciones de Ciencias de la Salud; además de apoyar a las asociaciones de diabéticos de la región y asesorar a centros educativos y al entorno social en el que viven las personas con diabetes.

Esta Fundación, que preside el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, continuará el año que viene con su servicio de asesoría jurídica y su colaboración, con la Universidad regional, para el funcionamiento en la Facultad de Medicina de Albacete de uno de los pocos laboratorios de genética que existen en el país para la detección de diabetes tipo MODY, que representa aproximadamente el 5% del total de los casos de diabetes y que para su detección requiere un estudio genético por un laboratorio.

Por último, en el área científica se organizarán los premios anuales de investigación de Fucamdi y se potenciará la participación de la Fundación en diversos estudios sobre esta enfermedad.

DIVERSAS MEDIDAS

Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha se lleva a cabo también otras medidas para mejorar la calidad de vida de las personas diabéticas, como la atención podológica gratuita, primera comunidad autónoma que lo hace, o la distribución de lancetas también sin coste alguno para las personas con diabetes.

Asimismo, se ha acometido la mejora de los sistemas de información de las consultas de Atención Primaria para reforzar la detección precoz de la enfermedad y se ha reforzado el papel de los profesionales sanitarios de este nivel asistencial para educar a la población en hábitos de vida saludables que eviten la obesidad y el sedentarismo, que son las causas más comunes para la aparición de la diabetes tipo II.

En este sentido, la Consejería de Salud y Bienestar Social lleva a cabo desde 2005 la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad, a fin de promover entre la población unos hábitos de vida saludables y una alimentación variada y equilibrada, especialmente en las edades más tempranas.