23 de octubre de 2019
2 de febrero de 2009

CGT culpa a Adif y a RENFE de la "mala calidad" en el servicio del AVE Madrid-Toledo

TOLEDO, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Confederación General de Trabajo culpó hoy a Adif y a RENFE de la mala calidad en el servicio del AVE Madrid-Toledo, exculpando a los trabajadores de este servicio de las quejas expresadas por los usuarios de este trayecto.

En nota de prensa, el sindicato indicó que actualmente el colectivo está sometido a unas condiciones de trabajo que conllevan una problemática ajena a la voluntad del mismo y que hace que las consecuencias las pague el mismo día a día.

Explicaron que actualmente los trabajadores pertenecen a Adif y el producto que venden pertenece a Renfe-Operadora, que a la vez es la responsable del "pésimo funcionamiento del sistema electrónico de venta, haciendo que el servicio sea deficiente y de una pésima calidad".

Además, la insatisfacción de los trabajadores de estaciones se concreta en un acuerdo de funcionalidad que discrimina al colectivo de estaciones respecto a otros de Adif, que no han precisado de modificaciones funcionales para percibir un complemento retributivo, y que además introduce desigualdades dentro del propio colectivo según categorías profesionales respecto a la voluntariedad.

Se muestran también en desacuerdo con convenio de garantía de futuro asentado exclusivamente en la reclasificación de categorías, sin defender las actuales cargas de trabajo y vinculado a la resolución de una acción de movilidad que lleva paralizada unilateralmente la empresa, y que han supuesto nuevas externalizaciones.

Según CGT no existe ningún compromiso de negociación respecto a la turnicidad, trabajos en fines de semana y festivos, limitándose, en un principio, a la pretensión de "dar respuesta" en la mesa de Desarrollo Profesional, y a posteriori a "priorizar" su negociación, negociación que a fecha actual todavía no ha comenzado.

A ello, se une el día a día que se vive en los puestos de trabajo, "donde los trabajadores deben de hacer verdaderos encajes de bolillos para parchear las carencias de un sistema de venta impuesto sin garantías de funcionamiento, con una formación insuficiente, y sin criterio unificado de funcionamiento, padeciendo en muchos casos las iras y el desprecio de los usuarios del ferrocarril, mientras la Dirección de la Empresa mira hacia otro lado".

Desde CGT indicaron que todavía hay tiempo de resolver un conflicto "que a ninguna de las partes, trabajadores y empresa, nos agrada. CGT está abierta a la negociación, en el foro que sea necesario. Debe ser la Dirección de la Empresa la que de este paso de forma inmediata, entendiendo que la Dirección Ejecutiva y la Dirección Corporativa están capacitadas de forma conjunta para resolver esta situación", indicaron.

Por ello, "pedimos respeto y comprensión a los usuarios del ferrocarril entendiendo que la resolución de los conflictos tendrá como resultado una mayor calidad en el servicio, cuyos últimos responsables son Adif y RENFE Operadora", concluyeron.