7 de agosto de 2020
25 de mayo de 2010

CSI.F pide a Barreda que derogue el acuerdo que supuso subidas "desproporcionadas" en sus sueldos

TOLEDO, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El sindicato CSI.F, que dijo recibir con satisfacción los recortes en el gasto público anunciados por el presidente regional José María Barreda, le exigió nuevas medidas para que "ese ahorro se haga efectivo y que derogue el acuerdo de homologación retributiva del año 2007, que supuso subidas desproporcionadas de sueldo a los miembros del gobierno regional y altos cargos".

En nota de prensa el sindicato defendió que "sólo de ese modo el Barreda logrará la vitola de credibilidad que busca, si demuestra con el ejemplo que el esfuerzo solicitado a los trabajadores encuentra correspondencia en la exagerada cuantía de sus emolumentos. El anuncio hecho ayer de rebajarse el sueldo un 15% contrasta con el aumento salarial aprobado en la ley 6/2006, de 20 de diciembre", indicaron.

Así desde CSI.F indicaron que la remodelación del Gobierno "es una buena noticia, pero insuficiente si no se acompaña de una drástica reducción de altos cargos, puestos de confianza y asesores; control de los sueldos, para que nadie cobre más de uno por su actividad pública; que no exista recolocación encubierta de cargos suprimidos".

Reclamaron asimismo que se elimine de raíz los gastos de viajes, coches y comidas oficiales, gastos de representación, dietas, eventos, hoteles, restaurantes, "y toda la vida de lujos y despilfarro que parece acompañar a nuestra clase política".

"La transparencia del gasto público en empresas creadas a la sombra de la administración, las subvenciones, las ayudas, el coste de dos televisiones autonómicas insostenibles, financiadas por todos los castellano-manchegos, son solo algunas de las cuestiones imprescindibles de abordar para que la austeridad sea real y eficaz en la capacidad de ahorro del Gobierno regional", manifestaron.

Así las cosas, apuntaron que si Barreda es capaz de ampliar su plan de ahorro económico "nos encontrará de su lado, dispuestos a colaborar, como agentes sociales, para alcanzar un nuevo escenario donde nadie se beneficie de su puesto laboral en beneficio propio, y donde todos los esfuerzos se dirijan al bien común, al progreso colectivo y la consecución de un estado del bienestar universal para todos los ciudadanos, y no solamente para unos pocos privilegiados.