20 de enero de 2020
11 de febrero de 2010

El desmantelamiento de 'José Cabrera' durará seis años y generará 4.000 toneladas de residuos de baja y media actividad

ALMONACID DE ZORITA (GUADALAJARA), 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

El director de Operaciones de Enresa, Alejandro Rodríguez Fernández, dio a conocer hoy las características del desmantelamiento de la central nuclear José Cabrera que comienza hoy de manera oficial después de que la empresa que gestiona los residuos radioactivos haya asumido la titularidad de los terrenos donde se ubica la planta atómica de manos de Gas Natural-Unión Fenosa. Es desmantelamiento durará seis años y generará 4.000 toneladas de residuos radioactivos de baja y media actividad.

Según explicó Rodríguez Fernández, en rueda de prensa, todo se hace con un único objetivo de que, después de los trabajos programados, los terrenos donde se ubica la nuclear queden igual que estaban en los años sesenta cuando empezó esa actividad industrial.

En la misma rueda de prensa, ofrecida en la Residencia de la central nuclear en Almonacid de Zorita, el director de desmantelamiento, Manuel Rodríguez Silva, adelantó que el proceso va a durar seis años y generará 104.000 toneladas de materiales. En todo caso, Rodríguez Silva especificó que de esas toneladas obtenidas sólo un 4 por ciento, es decir, 4.000 toneladas, serán residuos radioactivos de baja y media actividad para trasladar hasta El Cabril (Cordoba).

Según el director de desmantelamiento, en el Almacén Temporal Individualizado que hay en los terrenos de la nuclear y que acoge actualmente 12 contenedores, se guardarán los componentes del reactor junto a las 218 toneladas de combustible gastado.

Por otra parte, de ese material producido en el desmantelamiento, 4.700 toneladas corresponderán a chatarras convencionales y 95.300 toneladas serán escombros y hormigón tradicionales "que se utilizarán en su mayor parte para cubrir los cimientos en los que se asientan los edificios que componen la 'José Cabrera'".

El presupuesto de las obras de desmantelamiento ascienden a 135 millones de euros, según un acuerdo al que se llegó en 2003, y durante las mismas Enresa contratará los servicios de 18 empresas que emplearán a 200 trabajadores de media y que alcanzarán puntas de hasta 250.

Finalmente Rodríguez Silva señaló que más del 90 por ciento del personal de la central nuclear trabajará durante el proceso "y eso implica que la mayor parte de los empleos generados en el desmantelamiento serán para gente de la zona".