28 de enero de 2021
27 de febrero de 2006

Gómez confía en que los embotelladores puedan realizar sus aportaciones a la Fundación del Vino y que no haya problemas

TOLEDO, 27 Feb. (EUROPA PRESS)

La consejera de Agricultura, Mercedes Gómez, coincidió hoy con ASEVICAMAN en que es necesario ver un "movimiento claro del sector" del vino y que se escuche hablar de esta Comunidad Autónoma y confió en la posibilidad de que la 'Fundación Castilla-La Mancha. Tierra de Viñedos' firme un convenio con las asociaciones que representan a los embotelladores para que puedan realizar aportaciones --de una peseta por litro comercializado-- y no haya problemas.

Así lo indicó la consejera tras su reunión con el presidente de ASEVICAMAN, José García Carrión, y el presidente de ANZUCAMAN, Román Cantarero, confirmando que en principio no es necesario modificar la Ley de la Viña y el Vino, ni tampoco recurrir a la Interprofesional, algo que se haría si el sector regional considerara crear la Interprofesión, y "las posibilidades las tienen".

Preguntada por la idea de Asaja de preparar 'lobbys' de cara a la nueva OCM del vino, la consejera dijo que "el 'lobby' ya existe", y es la 'Fundación Castilla-La Mancha. Tierra de Viñedos' y esto está "clarísimo". Indicó que el esfuerzo comercializador se debe hacer desde este foro, y por ello es necesario "un impulso claro" porque ya tiene financiación y lo que hace falta es que las acciones se lleven a efecto y que en dos o tres años "se vea que esto funciona".

Gómez consideró fundamental que se mantenga el presupuesto de la UE y opinó que las medidas de regulación de mercado existentes, que están funcionando a su juicio "perfectamente" y permiten al sector elaborador ser más competitivos de cara al exterior, deben seguir en vigor, aunque haya que estudiar una flexibilización en algunos casos o la mejora administrativa de su gestión.

Por su parte, el presidente de ASEVICAMAN, José García Carrión dijo que siendo sinceros "nos falta comercialización" en la región porque hay un "potencial tremendo" en la materia prima. De ahí, la idea de la Fundación es "la mejor" que puede establecerse ya que el modo de avanzar, con un presupuesto colectivo, y administrándose año tras año "es la solución", aunque abogó por que se marche a "otro ritmo" puesto que está dotada de un gran presupuesto y lo difícil --poder recaudar el dinero--, "ya se ha hecho".

EN LA OCM "NO SOBRA NADIE"

Sobre la OCM, la consejera precisó que "no sobra nadie", ni una hectárea, ni una empresa relacionada con el sector vitivinícola de Castilla-La Mancha, España o Europa. Por eso, "entre todos" se deben diseñar las medidas que contenga la OCM y que "todo el mundo encuentre su lugar" y pueda comercializar sus productos del viticultor que cultiva la tierra, al empresario transformador, pasando por los que elaboran el vidrio, los tapones o las etiquetas.

Así, consideró Gómez que hay que tener en cuenta que las medidas que ya están en marcha "están funcionando bien, nos vienen bien, y no queremos que se cambie". Pese a ello, "queremos ser imaginativos y ver las posibilidades que tenemos de hacer cosas nuevas que permitan ayudar a comercializar mejor nuestros productos, se llamen como se llamen".

La consejera señaló que se está de acuerdo en que es fundamental que las prácticas enológicas que apruebe la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) se tomen en consideración por parte de la Comisión Europea en la lista de prácticas recomendadas, y por ello, indicó que la Administración "no debe ser quien limite el uso o no" de la viruta de roble, por ejemplo, sino que sean las normas de producción de las Denominaciones de Origen las que si lo estiman conveniente lo utilicen o no.

En este sentido, el presidente de ASEVICAMAN confirmó que a las empresas de la asociación les vendría bien el envejecimiento con virutas, y se mostró de acuerdo en que sea el Consejo de Denominación de Origen el que establezca "si lo permite o no".

Recalcó además que es imprescindible conservar el presupuesto destinado a la región dentro del global de la OCM del vino y afirmó que si se recorta alguna medida de las consideradas necesarias --como las ayudas al almacenamiento o el alcohol para uso de boca-- lo importante es que sea "una decisión de Castilla-La Mancha" y no para todos, ya que "seguro que en esa decisión general, perderíamos".

LIBERTADES "AL MÁXIMO"

Desde el punto de vista comercial, indicó García Carrión, lo que más preocupa es quedar en el máximo de libertad de etiquetado y de prácticas enológicas para poder "competir con el nuevo mundo". En Castilla-La Mancha, "estamos con caballo ganador dentro de los vinos de España y Europa pero necesitamos todas esas libertades al máximo" y por ello no se pretende una restricción comercial "que nos limite".

García Carrión destacó, además, tras el seminario celebrado en Bruselas sobre la OCM, que en el encuentro había numerosas organizaciones y ha sido más bien "una toma de posición" y es ahora "cuando viene el trabajo", confirmando la "sintonía" con el Gobierno regional en este sentido, puesto que la región "es la que más se juega".

ETIQUETADO CLARO

La consejera por su parte, dijo por último que en el etiquetado del vino hay que ser "muy claro" e incluso aportar más información al consumidor para saber que el consumo de este alimento natural es adecuado y que contiene elementos que los colectivos médicos valoran "como favorables para la salud" con un consumo adecuado y apropiado.