8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 29 de junio de 2010

    Hoy se juzga a un hombre acusado de un delito de agresión sexual cometido en Talavera (Toledo)

    TOLEDO, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Hoy martes, día 29, se juzgará en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo a P.J.A.S., como presunto autor de un delito de agresión sexual cometido en Talavera de la Reina (Toledo) contra una joven de 19 años, en abril de 2009, por el que el Fiscal pide una pena de 14 años de prisión.

    Según la calificación de los hechos del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, el acusado además tendrá prohibido acercarse a menos de 300 metros y de comunicarse con la víctima a través de cualquier medio durante un periodo de diez años. Igualmente, deberá indemnizarla en la cantidad de 30.000 euros por los daños morales causados.

    Los hechos ocurrieron el 17 de abril de 2009, sobre las 12.00 horas, cuando tras recoger en su coche a la víctima, el acusado se dirigió a su domicilio en Talavera de la Reina (Toledo), donde había invitado a la joven a comer.

    Una vez allí, y con un ánimo libidinoso, preparó dos caipiriñas que la víctima se bebió comenzando a sentirse mareadas por el consumo de alcohol al no estar acostumbrada a ingerir este tipo de bebidas, y a dolerle la cabeza, por lo que el acusado la llevó a una habitación oscura, acotándola en una cama, donde empezó a tocarle los pechos, siendo empujado y rechazado por la joven.

    Debido al estado en que se encontraba la chica, el imputado le ofreció una pastilla de tetrazepam, cogiéndole la mano en varias ocasiones y finalmente penetrarla sin usar ningún tipo de protección, mientras la joven, que sufrió rotura del himen, lloraba.

    Una vez efectuados los análisis de sangre y orina a la víctima tras los hechos, dieron un resultado de 0,82 gramos de alcohol por litro de sangre y 0,07 miligramos de tetrazepam por litro de sangre, así como alcohol etílico y tetrazepam en orina.

    El procesado, en el momento de cometer los hechos, era perfectamente consciente de la situación física y mental en la que se encontraba la víctima, así como de la negativa de esta a mantener ningún tipo de relación sexual, al oponerse a las mismas, empujar al procesado y manifestar su negativa a que la tocara.