22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 9 de julio de 2008

    Junta critica que De Cospedal abogue por negociaciones multilaterales en la OCM del vino y no defienda intereses de C-LM

    TOLEDO, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El vicepresidente primero del Gobierno de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, criticó hoy que la secretaria general del PP y presidenta del partido en la región, María Dolores de Cospedal, abogue por las relaciones "multilaterales" en la negociación de la ficha financiera de la OCM del vino, y no defienda los intereses de la región.

    A preguntas de los medios, durante la rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos del Consejo de Gobierno, Lamata dijo que "está muy bien la multilateralidad, pero no la escuché decir que defendía los intereses de Castilla-La Mancha, como sigo sin escucharle la pregunta que reitero una vez más sobre el trasvase Tajo-Segura, y que sigue quedando en el aire: sí o no a la caducidad en el 2015".

    El también portavoz del Ejecutivo autonómico señaló que el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino no ha establecido aún un calendario de trabajo en la negociación de la ficha financiera, pues en la Sectorial de Agricultura celebrada el pasado lunes solo definió la metodología de trabajo, esto es, las negociaciones bilaterales, que en su opinión desembocarán en un "acuerdo unánime".

    Lamata, que confió en que este acuerdo llegue en pocas semanas, aseveró que Castilla-La Mancha mantendrá una posición "firme" en la defensa de los intereses de su sector vitivinícola, intereses que distan de los que reclaman otras regiones, como por ejemplo La Rioja, y que básicamente pasan por el reconocimiento de sus derechos históricos a la hora de acceder a esos 420 millones de euros del sobre nacional.

    "Castilla-La Mancha tiene claro que necesitamos esa financiación proporcional a la ficha financiera nacional y al peso que tiene en la superficie y en producción vitivinícola", dijo Lamata que añadió que "la ministra nos ha dado la razón en las conversaciones previas y por tanto confiamos, y no tenemos duda en un buen acuerdo para la región".

    El vicepresidente primero afirmó por tanto que Castilla-La Mancha acude a la negociación "bilateral" con la convicción de cerrar un "buen trato" para que después sea refrendado en la mesa común.