26 de abril de 2019
  • Jueves, 25 de Abril
  • 31 de julio de 2014

    Medio Ambiente autoriza la ampliación del aeródromo y base BIFOR B

    MADRID/CUENCA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

       El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha autorizado la ejecución del proyecto aeródromo y base aérea BIFOR B, en Campillos (Cuenca) al considerar que es "compatible" con la preservación de los valores naturales de la zona y que la ampliación de la pista en la ubicación actual es la que menos impacto ocasiona en el medio.

       Además, según la resolución de Evaluación de Impacto Ambiental que publica este jueves el Boletín Oficial del Estado (BOE), el Ministerio considera que el proyecto mejorará la dotación y la operatividad de los medios de lucha contra incendios forestales.

       Sin perjuicio, de las obligaciones atribuidas al promotor de obtener todas las concesiones, autorizaciones y licencias que sean precisas para llevar a cabo el proyecto, en cumplimiento de la legislación vigente.

       La Evaluación señala que según el promotor, el aeródromo opera desde hace tiempo, formando parte del sistema de protección contra incendios de Castilla-La Mancha, y su uso principal es la realización de operaciones relacionadas, específicamente, con la extinción de incendios forestales.

       El proyecto pretende adaptar la base aérea a la normativa de Aviación Civil por lo que, entre otras actuaciones, propone ampliar la longitud de la pista hacia el oeste en 530 metros; construir una nueva plataforma de estacionamiento; adecuar la nivelación y extensión de franja; ejecutar el drenaje perimetral; adecuar el vallado perimetral e instalar medios de salvamento, así como un sistema de extinción de incendios adecuado.

       En todo caso, la Evaluación ambiental establece una serie de medidas correctoras para delimitar y señalizar las obras, con accesos seguros para la maquinaria de obra y camiones, con el fin de producir las mínimas molestias y afecciones.

       Además, para evitar la afección sobre la atmósfera, el equipamiento utilizado en la fase de ejecución de las obras contará con todas las revisiones necesarias para garantizar los mínimos niveles de emisión de ruido y de gases de combustión. En la fase de explotación, los niveles de uso se mantendrán similares a los actuales por el escaso número de operaciones previstas.

       Asimismo, impone que no se generarán vertidos, y que el sistema protegerá a los sistemas hídricos subterráneos, y los efluentes generados en la edificación serán derivados al sistema actual de fosa existente. Igualmente, se mantendrá la vegetación que rodea la instalación y conservar las especies arbóreas de la zona, se considera suficiente la medida compensatoria, incluida en el proyecto, consistente en la revegetación natural de la parte de la pista antigua que pasa a abandonarse.

       Finalmente, establece que se deberán proteger los ciclos  reproductivos de las especies identificadas en la zona, la ejecución de las obras necesarias se planificarán para minimizar la posible afección.

    Para leer más