16 de diciembre de 2019
  • Domingo, 15 de Diciembre
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 28 de junio de 2010

    Minas de Almadén (Ciudad Real) presenta hoy las conclusiones del estudio sobre almacenamiento seguro de mercurio

    CIUDAD REAL, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Minas de Almadén y Arrayanes S.A., ubicada en Almadén (Ciudad Real) presenta hoy, lunes 28 de junio, las conclusiones del estudio sobre un proyecto para la construcción de un almacenamiento seguro de mercurio en sus instalaciones de Las Cuevas, a unos nueve kilómetros de la localidad.

    Las conclusiones de este estudio, denominado 'Life-Mersade' --por las iniciales en inglés del Deposito Seguro de Mercurio--, serán presentadas en un acto al que asistirá la directora general de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), María Jesús Rodríguez de Sancho.

    En este proyecto, además de Minas de Almadén se cuenta con la colaboración del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (CNIM-CSIC) y la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y el apoyo de la Unión Europea, el Gobierno central y el Gobierno de Castilla-La Mancha.

    Esta iniciativa está relacionada con la decisión de la Unión Europea de prohibir las exportaciones de mercurio a partir de 2011 y la necesidad de almacenar de forma segura los excedentes y residuos de este elemento, sobre todo los provenientes de la industria del cloro.

    Para ello, en España, se ha querido contar con la experiencia de Minas de Almadén, una localidad se ha explotado su mina de cinabrio -mineral base del mercurio- durante más de 2.000 años y que puso fin a su producción a principios de esta década.

    Según informa Minas de Almadén, el proyecto, que vendría a completar los trabajos del Centro Nacional de Descontaminación del Mercurio, ahora en construcción en Almadén, tendría como objetivo último el almacenamiento seguro del mercurio durante 50 años.

    Entre las condiciones de partida que se fijan para el mismo está que el material en el que se construya el almacén sea estable frente a la acción del mercurio a lo largo del tiempo y que se garanticen cero emisiones una vez que se ponga en carga.

    También se considera necesario que disponga de una serie de barreras de seguridad pasivas, por diseño y por construcción y que su diseño logre minimizar las emisiones de mercurio durante las operaciones de puesta en carga del depósito.

    Asimismo, sostienen que este almacén es una opción que las autoridades de la Unión Europea deberán considerar como medioambientalmente aceptable dentro de la legislación sobre tete tema que actualmente se está desarrollando.